Ángel Sastre «Orgulloso de mi tierra extremeña en cada conflicto que cubro»

Ángel Sastre chulea de medalla de Extremadura, se le ilumina la cara cuando la nombra, el periodista se la ha labrado, a pesar de ser joven, entre insurgentes, fanáticos, dictadores, AK-47 y ametralladoras M240. En cada muesca de su trabajo se ha cincelado este reconocimiento. El Premio Ciudad de Badajoz del 2017 al mejor trabajo periodístico anticipó esta merecida medalla.

Buenos Aires, Madrid, Don Benito…muchas casas y una única morada, la de su tierra natal. Aquí sonríe. Atrás quedaron los diez meses de cautiverio. Respira hondo, charla pausado, mantiene su jerga de reportero, en momentos muestra la sensación de no haber salido nunca de Siria. Habla de sus compañeros, Antonio Pampliega o José Manuel López, a los que no les tiembla el pulso a la hora de grabar entre tiros. Sastre nos cuenta su vida de reportero de guerra de una manera directa, sin cortapisas, sin tapujos y sin redención alguna. El decorado desde que fuera puesto en libertad hasta hoy es muy distinto. Pocos metros para vivir, caminatas en círculos, dos libros releídos seis veces, una tele manipulada para sintonizar tres mil seiscientos canales, cambios de casas continuos, poca luz, poca información, conversaciones en árabe, una tetera y una libreta y un lápiz que no trajo de vuelta.

Guerra-in-Siria-cosa-c’è-dietro-le-tante-vittime-e-le-distruzioni

Disparos a centímetros de las cabezas, guerrilleros de doce o trece años, máscaras antigases, tanques y más tanques, banderas, suspiros, granadas que caen cerca, inundaciones, huelgas, América Latina y Siria. Esa es su vida, su profesión.

Pide respeto por la profesión y por todos aquellos que se juegan el pellejo para dar información de lo que sucede en el mundo. Igual de difícil es mi trabajo en Alepo, que el que se puede realizar aquí en Extremadura, nos dice antes de empezar a grabar.

Una cosa que me gusta hacer es recordar a mis compañeros cuando recibo algún premio, y no lo hago por esnobismo, lo hago porque creo en ello, para recordar que estas personas fueron fundamentales en el periodismo y que murieron ejerciendo el periodismo. Gervasio Sánchez

 angel-Sastre6-culturabadajoz

Ángel ¡Medalla de Extremadura! Por fin, hace tiempo hablamos de ello…¿Qué supone este galardón?

Para mí es un orgullo enorme. Y por varias razones, por el reconocimiento del trabajo periodístico, por lo que significa para mi familia y por la capacidad de poder pasearla por todo el mundo donde trabajo. Es un orgullo ser extremeño

Tu trabajo como corresponsal de guerra obliga a estar fuera de tu tierra gran parte del año…

…Así es. Ahora vengo de África, de un conflicto durísimo en Níger con muchos civiles sufriendo, en Venezuela el tema también fue tenso y la odisea para entrar y ser deportado de Ucrania ni te cuento. En todos estos conflictos, en mi trabajo donde me la juego todos los días siempre llevo a mi región muy dentro. Es mi decisión este trabajo y tengo que estar fuera mucho tiempo, pero aquí tengo a mi familia y volver es un vuelco al corazón enorme. Esté donde esté saco el mapa para explicar a la gente, ciudadanos, guerrilleros, cámaras y compañeros, donde está Extremadura. En Extremadura hay tantos buenos profesionales como en el resto del mundo.

 siria-culturabadajoz

Habrás escuchado más de una vez eso ¡Me quiero ir a la guerra!

[Ríe]…Sí, sí, en los talleres que realizo se escucha mucho. Lo principal es saber que tienen alrededor de su vida, qué quieren de verdad, de capacidad económica pude disponer…cuando busco algún compañero para ir a la guerra, algún fotógrafo, intento que pasen una especie de casting, les explico lo duro que es…y lo costoso, te juegas pasta y sobre todo la vida. Nos juntamos varios periodistas para cubrir gastos, ser reportero de guerra actualmente es una locura.

 En todos estos conflictos, en mi trabajo donde me la juego todos los días siempre llevo a mi región muy dentro

¿Qué se necesita para hacer un buen reportaje?

Llegar al sitio, saber cómo mínimo inglés, árabe si hace falta, como cuando nos metimos en Siria, tener contactos y tener muy claro que quieres sacar en el reportaje. Al menos saber dónde estás para hacer el reportaje. Hasta llegar a ciertos sitios, cuajados de terroristas, mercenarios y balazos es trabajo que hay que producir es terrible.

 angel-Sastre8-culturabadajoz

Una cosa tan sencilla pero tan vital para crecer profesionalmente fuera de nuestras fronteras, el idioma, manejar el inglés para sobrevivir por ejemplo.

No es que sea tan importante, lo que hay al menos es que defenderse con otros idiomas, yo fui corresponsal en Londres antes de serlo en América Latina, y eso ayuda para entender ciertas situaciones de conflictos. Algo sé en árabe, lo justo para pedir comida, direcciones y demás. Es curioso pero he estado con fotógrafos muy buenos que ni chapurrean el inglés y necesitan estar siguiendo el ritmo de otro corresponsal, eso sí, luego sacan unas fotos impresionantes que ilustran los reportajes a las mil maravillas.

Hablando de fotógrafos ¿Cuál es tú relación con ellos?

Hay que tener una relación con el fotógrafo muy estrecha, para mí son esenciales. Cuando hago los talleres voy haciendo equipo he intento llevarme, como hice con Pampliega a los que destacan no sólo por su calidad técnica, también humana. Que después, estos “locos”, aceptan venir conmigo a estos sitios de conflictos es cosas de ellos…[Ríe].

 39394491_10156653340705984_3106525617286283264_n

Perder CCN España por una edición del Gran Hermano…¿Cómo está el periodismo actual?

La situación va a peor, y no me canso de decirlo. No soy un antisistema, trabajo para La Razón, Onda Cero, Cuatro, Telecinco, pero al mismo tiempo trabajo para plataformas alternativas, nada que ver con antisistemas, tengo la necesidad de comer haciendo mi trabajo, y de esta manera me ven mi abuela, mi tía, me leo en el diario, pero creo que eso tiene un tiempo finito. Los medios alternativos como 5w o el crowfounding son ejemplos de ello. Llevo un tiempo estudiando la manera de independizarme, y quizá la mejor manera sea la de que el lector pague por tener contendidos de calidad. El New York Times, the Guardian, The Washinton Post  se están reinventando. Está bien, somos freelance, “multimedios”, hemos mutado sabemos hacer de todo, pero se tiene que pagar nuestro trabajo como se merece. Nos consideran unos supervivientes, unos tipos a los que nuestras crónicas valen bien poco. ¿La gente está saturada de imágenes de guerra? España no está saturada de realities, tenemos el record de Gran Hermano, con dieciséis ediciones, de hecho cerraron mi canal, CNN España por este programa…no sé si los índices de audiencia deben medirse por la saturación de la información en conflictos de guerra

Esto último también nos lo decía Gervasio Sánchez, pero lo veo tremendamente complicado…

…Gervasio, que podemos decir que es un número 1, es freelance para el Heraldo, freelance de la Ser, y de lo que gana de los talleres que imparte, no trabaja para un medio, se las ingenia para hacer su trabajo como quiere, pero yo sí tengo que vivir de los medios. Manu Brabo, Premio Pulitzer, vive de las conferencias. Seguramente que mi sistema de trabaja termine como el que hacen otros grandes compañeros. Se vive de libros, documentales, talleres…y eso significa que el periodismo no goza de buena salud. Yo soy de los últimos mohicanos que ganan un sueldo trabajando para muchos medios.

¿Con este panorama que les dice a los chavales en los talleres?

Empecé hace doce o trece años con un discurso muy positivo, con el tiempo me he visto obligado a cambiar mi lectura sobre el periodismo. Estamos viviendo una transición en los medios y supone un suicido dedicarse a esta profesión. No les puedo mentir a los chavales de la Universidad. La cosa no son los tiros o que te secuestren, y habrá gente que le quiera sacar rentabilidad, pero para mí hay cosas mucho más importantes en la profesión; explicarles a estos alumnos que no van a poder ejercer como tal esta profesión en un futuro. Mi taller es cómo ser corresponsal, y cada vez me cuesta más cómo hacer de corresponsal. Es paradójico y jodido a partes iguales.

 Yo soy de los últimos mohicanos que ganan un sueldo trabajando para muchos medios

angel-Sastre9-culturabadajoz

¿Cuándo decides meterte en conflictos bélicos?

Desde que empecé a estudiar periodismo lo tenía claro. El conflicto existe y existe aquí, desde los conflictos raciales hasta toda la gente que sufre día a día, con desahucios, paro y demás…no te tienes que ir a ningún sitio para escarbar la dureza que padece un ciudadano cualquiera. El salir fuera vino sólo, fruto de luchar primero aquí.

¿A conflictos aquí, te refieres a temas como el independentismo catalán?

Mientras que sigan muriendo los rohingyás, gente en el Mediterráneo, niños en Níger…lo siento, pero hay temas muchos más importantes que atender que el independentismo catalán. Además historias como éstas nos están quitando la atención de otros temas de mayor calado. No soy de banderas, y más cuando saqué mi bandera de Extremadura en el Bernabéu cuando jugaba el Mérida y Almendralejo en primera división y casi me pegan…[Ríe]

 Empecé hace doce o trece años con un discurso muy positivo, con el tiempo me he visto obligado a cambiar mi lectura sobre el periodismo

 

siria03-culturabadajoz

¿Cómo va el proyecto del cómic animado?

Estamos en ello. El cómic con el último trabajo de Venezuela saldrá pronto y la parte de animar los conflictos va más lento. Es otro proyecto alternativo para poder sacar algo de dinero de mi trabajo.

¿Dónde irás después de recibir la medalla de Extremadura?

A otro conflicto, es mi trabajo, es mi obsesión, es mi vida. Da mala suerte decir el sitio.

pastilla negra

Entrevista. Willy López | Fotografía. Félix Méndez / Sebastián Castañeda.