Chaínho «50 años extrayendo el alma del fado con la guitarra»

Hace 50 años de las ventanas de las casas portuguesas se escapaba un ligero arrullo, una voz particular, femenia muchas veces, la de la gran Amália Rodrigues, Ai mouraria da velha Rua da Palma, onde eu um dia deixei presa a minha alma por ter pasado mesmo a meu lado certo fadista de cor morena, boca pequeña e olhar trocista, otras veces el fabuloso Alfredo Marceneiro, con su voz escondida, triste y sufrida,  Mocita dos caracóis não me deixes minha querida, não ouves os rouxinóis a cantarem como heróis, a história da nossa vida. La historia del fado tiene varios focos, el más potente, el de Lisboa, construida en cuestas y bajadas, alimentadas por el ruido de los tranvías a su paso por los raíles, ondulantes y escondidas, un plano cartográfico musical de la composición, letra y música de un fado. Por allí se cuelas el silbido característico de la guitarra portuguesa, y sobre todo la de un adoptado de Grândola, la guitarra de Antonio Chaínho.

Antonio-Chainho-07-culturabadajoz

Recordábamos con Camané que en Lisboa, en el barrio de Mouraria, hace veinticinco años únicamente se escuchaba el fado en las desvencijadas radios de las casas de dos plantas que sostienen el castillo de San Jorge. Las casas de fados nutrían a turistas y los nuevos artistas anhelaban la nostalgia que exhalaba Amália Rodrigues, esa voz, hacía tiempo que ya sólo corría entre las estrechas calles a ritmo lento, a golpe de pilas desgastadas. Viola, guitarra y voz. No se necesitaba más para ver crecer a nuevos autores en Portugal. Hijos, nietos y bisnietos de fadistas  identificaron el nuevo panorama cultural con un fado que ha sabido solaparse con un público más exigente. El fado pasa de Marceneiro a Camané, de Amalia a Mariza a golpe de una saudade algo menos melancólica. Los discos de vinilo recuerdan la memoria del pasado, las tascan con un estilo más actual, mismo vino y buen fado.

Antonio-Chainho-019-culturabadajoz

En el Festival de Flamenco y Fado de 2018 se le hace un homenaje a sus 50 años a través del cien, un documental que forma parte del programa de actividades de este festival de frontera.

Entre las letras de fado hay una que reza que ser fadista é triste sorte pero Pessoa escribía que  «El fado no es alegre ni triste…formó el alma portuguesa cuando no existía y deseaba todo sin tener fuerza para desearlo…el fado es la fatiga del alma fuerte, el mirar de desprecio de Portugal al Dios en que creyó y que también le abandonó». En esa alma, la fatiga la marcan los dedos de artistas como Antonio Chaínho, dedos con la triste suerte de hacernos llorar a través de las doce cuerdas de una guitarra portuguesa.

 Antonio-Chainho-09-culturabadajoz

53 años tocando la guitarra para el fado…

…Con seis y siete años ya comencé a tocar de manera autodidacta. La guitarra era más alta que yo…[Ríe]…mi padre me tuvo que comprar una guitarra más pequeña a los nueve años.Me enamoré verdaderamente del fado cuando Amalia Rodrigues comenzó a cantar fados de manera diferente. Los fados ya tenían su tradición, el fado corrido, el fado menor, fado Mouraria…y uno de los mejores compositores del fado, Frederico Valério, un gran músico portugués, fue el que inspiró la voz de Amalia sacando un disco muy avanzado para su tiempo. Tenía otro tipo de armonía, como dice el estudioso del fado, Rui Vieira, la trayectoria musical de Valério se cruzó con el de Amália Rodrigues, para quien compuso algunos de sus mayores éxitos de este período – Fado do ciúme, Ai Mouraria, Fado Malhoa e Que Deus me perdoe, entre otros. Federico Valério está a la vanguardia de la aparición del llamado Fado moderno, también llamado Fado Canción, “un sub-género que los puristas del medio fadista comenzarán por repudiar como espurio pero que muchos de los fadistas más reputados no vacilarán en adoptar para sus repertorios. Mi padre tocaba algo la guitarra en un café y con la llegada de este nuevo fado, aunque era complicado tocar, era bastante más atractivo para mi gusto.

Suponemos que era una época dura para Portugal ¿Cómo se accediste a tocar fado de manera profesional?

Antes había muchos programas fado en la radio pero al menos en mi localidad no existían locales de fado. Yo pude grabar un disco allí pero fui verdaderamente un guitarrista profesional cuando tuve que hacer el servicio militar, y tras pasar por Beja fui a Lisboa por un mes. Desde allí nos fuimos a Mozambique para terminar el servicio durante dos años y fue en este país colonial donde tuve el primer verdadero contacto con la música. Allí tocaba mucho y pude conocer nuevos ritmos que me enriquecieron. Y a la vuela muchos compañeros de tropa me recomendaron quedarme en Lisboa para seguir creciendo musicalmente hablando.

Antonio-Chainho-05-culturabadajoz

Y Antonio, ¿en Lisboa como te buscas la vida?

Tuve la suerte de conocer a la compañía de Carlos do Carmo durante muchos años, una compañía donde pasaron los mejores cantantes de fados. Tras pasar cinco años con Carlos do Carmo lo deje todo para realizar mi trabajo personal, estoy hablando de mis 27 años.

¡Fuiste muy valiente con esa decisión!

Mi gran preocupación por entonces era abrir una escuela de guitarra, era lo más importante para mí en ese momento. Recuerdo que en una entrevista en un diario en Portugal decía que la guitarra portuguesa iba a morir, estaba acabada…por que los profesionales no avanzaban, no había competencia, sólo tocaban en casas de fado y fue cuando yo percibí que este gran instrumento necesita evolucionar.

Antonio-Chainho-01-culturabadajoz

¿Esas declaraciones tuvieron que ver con el fallecimiento de Amália Rodrigues?

Cuando Amália murió todos querían ser Amália…[Ríe]…y fue cuando tuvimos la suerte de que apareció Mariza, aparece en una fase que necesitaba un cambio. Ayudaron con el tiempo fadistas como Ana Moura o Carminho. En Portugal decimos a fadista para referirnos a gente virtuosa que juega con la voz como ellas.

¿Qué hace que sea particular la guitarra portuguesa?

Nosotros tenemos la guitarra de Coimbra con ciertas diferencias con la guitarra de Lisboa, con la escala más comprimida y las cuerdas más gruesas por ejemplo, con un sonido que contiene un tono más bajo. Muchos guitarristas de Coimbra no son capaces de tocar la guitarra de Lisboa…[Ríe]…mientras que nosotros sí tocamos todo.

Antonio-Chainho-015-culturabadajoz

¿Qué influencias tienes de nuestra guitarra?

Recuerdo en el año 1985 que coincidí con Paco de Lucía y me dijo: Antonio, tú tienes que hacer lo mismo que nosotros en España, sacar a cantar, a bailar y actuar a toda la familia…[Ríe]…en esos ratos con el maestro de Lucía tuve conversaciones que me vinieron muy bien para reconocer a talentos en la Escuela de Guitarra.

¿Qué supone tocar en la frontera entre España y Portugal, en Badajoz?

Yo grabé un disco en la India, en Brasil, toqué con la Orquesta Sinfónica de Londres, con directores de cine como John Williams o figuras como Paco de Lucía, Paco Peña o Kepa Junquera, y es que lo más bello de todo esto es que la música es universal, nos hace músicos mejores el hecho de tocar en todo el mundo. El contacto con la frontera es algo especial, aúna raíces entre hermanos.

Entrevista. Willy López | Fotografía. Félix Méndez