Christina Rosenvinge «La necesidad de contar todo lo que ocurre hasta que una canción se graba»

Christina es mucho más que hacer chas y aparecer a nuestro lado, Rosenvinge no sólo conduce hasta Chicago para enamorarse una vez más, no conduce siempre en camionetas de amigos hasta pisar Nueva York, la hispano danesa no es la señorita que rima contigo, no es la favorita que te ronda siempre alrededor, la madrileña mantiene la distancia adecuada en época de pandemia, la cantante no es Alex, no es Subterránea, es mucho más que mil pedazos de un corazón con alas en una habitación, la escritora supera el lado salvaje de la vida, espera la llamada de Lou Reed que se pasea tranquilo con traje de chaqueta,  Christina Rosenvinge ya tiene olvidado que fue la princesa de la autopista, la chica a la que hasta los polis le besaban los pies. Christina Rosenvinge es una desconocida que se permite la temeraria osadía de debutar con más de veinticinco años de canciones. Ya lo dijimos, la autora no es mainstream, no es rock underground no es pop independiente, es una mujer capaz de recorrer los lugares, los relatos y las reflexiones que subyacen a las letras de años y años de trabajo.

06-FERIA-LIBRO-rosenvinge-cultura-badajoz-overdose-09

Una canción nos evoca la época en que la descubrimos. Al que la ha escrito, le devuelve al momento preciso en que la creó. Christina Rosenvinge recoge en este libro las letras de toda una carrera junto con la recreación de los cuadernos que la acompañaron en cada momento. En ellos retrata la intimidad de esos días tranquilos entre gira y gira en los que aparentemente no pasa nada, y en realidad está pasando todo. Sus textos son también testimonios de una carrera musical que ha cruzado décadas, fronteras y estilos con una lucidez insobornable. Son testimonios de la siembra, el empeño y la incertidumbre ante cada proyecto; son también reflexiones sobre el amor, la libertad y el poder femenino; son, en definitiva, reflejo de los momentos que cruzan una vida y que la memoria se empeñaría en borrar si no estuvieran pegados a la chispa eléctrica de una canción. Cruzan este libro las referencias literarias, musicales y artísticas que han influenciado la obra de la cantautora y cierra el volumen «La palabra exacta», un ensayo en el que indaga en el arte de escribir canciones, una reflexión sobre los secretos de hilvanar palabra y melodía en el verso cantado.

06-FERIA-LIBRO-rosenvinge-cultura-badajoz-overdose-015

Hace pocos años pudimos ver a Rosenvinge en la región de negro, rockera, con mucho ruido y pelos alborotados, ahora la vemos de blanco, crema, con chaqueta gris, con los labios como el único color rojo que resalta la claridad de sus facciones, de su vestimenta, esconde la mirada debajo del sombrero que la protege del calor salvaje del oeste extremeño. Libro en mano conversa, comenta, sonríe y se alegra enormemente de estar en una Feria del Libro, ¡Con la que tenemos encima! Christina confiesa que el origen de su libro tenía como fin ser una apología de sus letras para convertirse con el tiempo en un ensayo para reivindicar las canciones como una forma más de literatura, algo que no está valorado, comenta.  Al final todo queda en este libro, donde los textos dialogan con los discos de mi vida. No se trata de memorias o de contar sucesos sino de crear una especie de cuentos de relatos con una intención literaria que conversen con las letras de las canciones. Una experiencia desde dentro, todo lo que ocurre hasta que una canción llega a grabarse.

contemporanea

Eso de ser músico está idealizado, al menos Rosenvinge nos cuenta que aunque las letras de las canciones muestran sencillez, a veces parece que no hay esfuerzo, pero encontrar esa frase sencilla que lo dice todo requiere mucho esfuerzo. Es verdad que las letras de los músicos conectan de una manera más potente que cualquier otra forma de escritura, pero eso no resta la dificultad de crear.

 06-FERIA-LIBRO-rosenvinge-cultura-badajoz-overdose-013

En Debut podemos leer notas de humor, relatos íntimos, superación, familia, fuerza femenina y muchas ganas de registrar momentos claves que han dado luz a letras de canciones y melodías para el imaginario musical. En Debut podemos palpar que las letras vienen después de las melodías, arrastran vivencias crueles, historias de casas de farra internacional en Tetuán, de coches averiados en viaje de novios en un puente trianero, de un Romancero gitano de Lorca con edición argentina en la mesilla de un padre quebrado por la verdadera realidad de un país ciclotímico. Christina detalla un momento suicida pero que le aportó una gran libertad creativa, el salto a Nueva York durante seis años. Fue una decisión de esas que no piensas, ir a Nueva York y compartir ese momento artístico de la ciudad donde ya tenía un pie, pero que realmente por el desarrollo profesional tenía pocas posibilidades de pertenecer. Tuve la suerte de estar acompañada por una comunidad de artista increíble, muy potente, que me alimentó en todos los sentido, fue una suerte de máster profesional.

Willy López | Fotografía. Félix Méndez / Pkp