Iñaki Gabilondo «Periodismo con letras mayúsculas»

Crecer en una redacción entre teletipos, discos de vinilo, olivettis y ceniceros llenos de colillas de tabaco, ayuda. A pesar de no existir ahora ninguno de esos atrezos periodísticos, el analógico nos ayuda a entender las entrañas de la profesión, desembarazase de contenidos, en ocasiones tóxicos, y nos proporciona el plasma necesario para sobrevivir algunas batallas profesionales. Un recuerdo en blanco y negro que nos concede el alimento preciso para descifrar los códigos necesarios para tener siempre a mano un botiquín de primeros auxilios completo. Gasas, agua oxigenada, tiritas, vendas, suero, pinza, tijeras, un paquete de 24 horas al día de trabajo, un par de oídos, un par de ojos, una cajita completa de dedos para teclear, una botella de honestidad y un blíster de humildad.

Abraham-Haim-culturabadajoz-02

A pesar de ser prisioneros de transistores, amamantarse del pecho de una emisora de radio, ayuda. Ayuda para imaginarse los rostros que están detrás de esas voces, ayuda a generar contenidos in situ, delatores de la verdad, con un solo ruido de sirenas, un grito de alegría y una ráfaga de tiros al techo…nos socorre tajante con información directa…el atentado de Hipecor en Barcelona, el gol de Marcelino ante la URRS en la Eurocopa del 1964 y Tejero entrando en el Congreso de los Diputados.

Allá que vamos con este legado en vena para disipar dudas. Antes y después de la pandemia. En ese tramo, en ese momento, en el centro del país, en el callejero de Madrid que nos escupe a la Gran Vía. Las arterias de la ciudad que aprietan fuerte, muy duro, a empujones hasta desembocar en la avenida que raja la capital. El tumulto silencioso nos lleva en volandas, en una procesión urbana bajo el palio de una velocidad ciudadana, a la que al poco de saborear el asfalto de la capital, uno se vuelve adicto.

gabilondo-iñaki-cultura-badajoz-overdose-Madrid-01

Es curioso, para algunos nunca hay tiempo, o no es el momento, para otros, a pesar de la pandemia, a pesar del cambio de registro digital, a pesar de tener que resetear nuestras vidas, siempre hay un rato para conversar, un momento para hablar, un momento, y quizá lo más importante, para escuchar. Ahora vemos la Gran Vía desde el cielo, desde el último peldaño que concede la ciudad. Allí en un despacho atestado de luz nos abre sus puertas una persona atiborrada de periodismo; Iñaki Gabilondo.

En el instante previo a la entrevista recibe una llamada que tiene que atender obligatoriamente. Desde la producción del programa emitido por #0  Cuando ya no esté. El mundo dentro de 25 años están cerrando las entrevistas con Martin Baron, el reconocido director de The Washington Post desde 2012 y anteriormente del “Boston Globe”, desde donde destapó el caso de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes de la Iglesia Católica y que pudimos ver en la película Spotlight. La otra entrevista reservada para Vinton Cerf, vicepresidente de Google y considerado como “el padre de Internet”.

Iñaki-Gabilondo-cultura-badajoz-overdose-036

¿El nuevo periodismo? y El futuro de internet serán sus programas. Estamos en el momento adecuado a la hora justa con el hombre perfecto. Una premoción en tiempos duros y futuro incierto, el mundo dentro de unos meses…ahora toca únicamente escuchar, dejarse fundir entre lo analógico y lo digital y sacar el botiquín de primeros auxilios del periodismo. Ahora más que nunca. Estar rodeado de protagonista así, ayuda.

Iñaki Gabilando es claro sobre el coronavirus, más allá del alcance letal de la pandemia, de  ser la noticia más grave a la que se ha enfrentado, el periodista lo deja claro en sus recientes declaraciones: No vamos a estar como estábamos y van a cambiar muchas cosas. Cambiamos personalmente, pero también cambiará la sociedad y la política. A ver si nos damos cuenta de que regatear en Sanidad pública y en Ciencia e Investigación es un suicidio, si no lo aprendemos con esto no sé cómo lo haremos. Deberíamos de aprender con esta situación quienes son los verdaderos héroes de una sociedad”, y añadió “Que en vez de alabar a el tipo de gente que alabamos, deberíamos empezar a reconocer las actividades que se deben ser cuidadas por la sociedad. Ojalá que tras esto empiece a haber vocaciones de médicos, de científicos, de profesores…

…Volver al pasado no tiene futuro declara Gabilondo en su videoblog…pero antes hablamos de su pasado para conocer mejor el presente.

Iñaki-Gabilondo-cultura-badajoz-overdose-021

Para mucha gente eres la banda sonora de sus casas, una voz que nos acompaña día tras día, no existe un tope profesional, un largo recorrido desde que decidiste ser ese niño que ya amaba la radio…

…Llevo 50 años, el tope es tu afición, te ofrecen cosas y el final lo produce la gente que te deja de ofrecer cosas…y me siguen ofreciendo cosas sin parar, pues bueno yo sigo. Yo quise ser un niño de radio desde que era muy pequeño porque en nuestra casa no había televisión, nos criamos con la radio de fondo y yo quería eso, quería la radio, quería vivir en la radio, quería estar en la radio, he vivido en la radio y sigo en la radio. La verdad que soy muy feliz, la trayectoria por tanto en mi caso, se ha mantenido en mí como una constante, que fue mi ilusión desde que era un chico, mi vocación, que me fue acompañando y no me ha abandonado ni una décima de segundo…ni la radio tampoco…es decir, se trata de una historia bastante sencilla.

Sencilla pero potente, y de base familiar…¿Cuándo surge profesionalmente ese salto al mundo periodístico?

Mi primer trabajo es un cargo…es que mi primer trabajo pagado. El primer sueldo que yo recibí, lo cobré como director de una emisora de radio. Yo tuve una carrera muy rara los primeros 20 años de mi vida profesional son como directivo, con despacho, traje, comidas oficiales y demás. Yo era directivo de Radio San Sebastián, luego fui director de Radio San Sebastián, luego fui director de Radio Sevilla, director informativo de la Ser, director informativo de la tele, siempre gestionando personal, equipos y organizaciones… y luego en un momento determinado empezó mi vida como solista, actuando ya en programas, dirigiendo y presentándolos y haciendo un poco el nombre propio que abanderaba el equipo. Pues son dos carreras que normalmente suelen hacerse al revés, es muy normal que una persona empiece haciendo un trabajo individualizado más o menos con su nombre y que luego con el paso del tiempo termine en una responsabilidad, pues yo empecé al revés, por tanto cuando me coloqué por primera vez ante un micrófono yo llevaba ahí 20 años dirigiendo equipos y emisoras y no había hecho nunca micrófono. Una cosa muy extraña, desde los principios del año 60 y tantos hasta el 77 más o menos de directivo y después del 77 en adelante toreando ya con mi nombre por delante por todas las plazas.

Iñaki-Gabilondo-cultura-badajoz-overdose-024

Cambia las estructuras sociales, los mecanismos económicos y políticos con el paso del tiempo, cambia el periodismo, nada que ver el que podías ejercer con la dictadura con el que ahora se lleva a cabo…

Sabes qué es lo que pasa, que lo primero que hay que decir es que es el país el que no tenía nada que ver con el de ahora, por tanto el periodismo o mi trabajo en el interior de un país que no tiene nada que ver con lo que tiene ahora no solo se puede responder bajo el prisma de un solo oficio. El periodismo no tenía nada que ver con el que se hace ahora pero mucho menos tenía que ver el país con lo que es ahora y por tanto son dos procesos que van juntos. Un periodismo sin libertad es que no es un periodismo, no olvidemos que hasta que se murió Franco estaba en vigor la censura, y hasta que llegó el año 77, la radio por ejemplo, no podía emitir información, lo tenía prohibido, solo emitía información Radio Nacional de España. Las emisoras de radio que no eran Radio Nacional de España todos los días a las 14:30 y a las 22:00 conectaban con Radio Nacional de España que era la que daba la única información que toda España oía, el resto de las horas las emisoras de radio hacíamos pequeños informativos locales, programas musicales, deportes, reportajes, concursos, novelas… Y por tanto ¿Qué tenía que ver aquel oficio con éste? Pues absolutamente nada con este, había una circunstancia que marcaba e impregnaba todo que era la falta de libertad cuando empezó a vivirse la libertad y la posibilidad de hacer una cosa u otra es cuando nació el periodismo tal y como tú lo entiendes por tanto el tiempo que tú me pides que evoque no me vale como referencia, era un tiempo muy bonito y divertido se hacían cosas con interés tratando de buscar la rendija por la que colar las cosas pero no había por tanto comparación posible.

…Censura, digital, oficio, libertad, nuevo periodismo…palabras que enmarañadas nos llevan a equívoco…  

La diferencia de digital a no digital es una pequeña diferencia frente a la diferencia de que haya libertad a que no haya libertad. No hay ni comparación, la diferencia de estar trabajando con un lápiz aquí o con el ordenador que fíjate que diferencia es, pues es mucho menos diferencia que la diferencia de tener que pasar por censura a actuar en libertad. Yo he tenido, cuando hacía hacíamos noticias en Madrid, que llamar muchas veces al ¿Ministerio de Información y Turismo? -Sí, buenos días. Póngame con censura un momento. Censura buenos días, le llamo de Radio Madrid, ha habido un accidente en la calle tal. -No. Un robo en tal. –Sí, mañana actúa tal. -Sí, no….Quiero decir, que si partes de ese sitio las diferencias técnicas, las diferencias de herramientas, las diferencias formales, siendo absolutamente extraordinarias, no pueden compararse con la diferencia fundamental que significa eso. Dicho lo cual sí que es, evidentemente, muy diferente trabajar con las herramientas con las que he trabajado yo a las herramientas con las que se trabaja ahora, no tiene absolutamente nada que ver.

El periodismo en el interior de un país que no tiene nada que ver con lo que tiene ahora no solo se puede responder bajo el prisma de un solo oficio

Nos metemos de lleno en la radio ¿Qué transmite la radio? ¿Qué tiene de diferencia con el resto de medios?

Lo fundamental que tiene la radio es, primero que opera en tiempo real, opera en horas, minutos y segundos. Lo segundo, que es el único medio de comunicación que no te pide que detengas la acción para prestar atención, es decir para leer un libro tienes que pararte a leer, para ver una película tienes que pararte a ver una película, para leer un periódico tienes que pararte a leer un periódico, para hacer cualquier cosa, para ver la televisión…pero para oír la radio no tienes que pararte a hacer nada, la radio te acompaña como un reloj de pulsera como si fuera un segundo corazón, va contigo, ese es lo más importante. Que si te acompaña como una sombra a tu lado, puede estar acompañándote en algunos momentos solo la oyes, en otros momentos la escuchas, que es diferente, pero que puede estar permanentemente contigo acompañando todo lo que tú estés haciendo. Es el único medio de comunicación que permite esto, los demás reclaman tu atención, acompaña como una segunda voz toda tu vida. Le aporta una especial humildad en el sentido de que nunca, no siempre o no muchas veces se convierte en el centro de tu acción, estas acompañado del teléfono, eso le da una cierta humildad y un rasgo de ventaja absoluto es que está siempre acompañándote. Tiene una penetración de distintos rasgos yo suelo compararlo con el chaparrón, la televisión es un chaparrón, te coge un chaparrón y te cala parece que no te mojas y luego llegas a casa y estás como si te hubieras metido en la piscina. Esos son los atributos fundamentales que hacen que la radio tenga mucha fuerza. Para mí es, con mucha diferencia, el medio más puro porque establece una comunicación, humilde, aunque puede resultar destacada, pero en ningún momento pretende acaparar el protagonismo de tu vida, la radio te dice El protagonista de tu vida eres tú con lo que estés haciendo y yo estoy aquí atrás. La tele seguro que te dice Yo estoy aquí si quieres verme déjalo todo el ordenador, el libro, la música, todo.

¿Cuál es la salud de la radio actual de esa radio que te apasiona?

En general goza de buena salud. Buena porque tiene, aunque está como todo, sacudido por las corrientes de las nuevas tecnologías, menos castigada que la prensa porque no hay comparación posible. Un producto que se hace diez horas es difícil que pueda competir con algo que le das a una tecla con las nuevas tecnologías y se lanza, la radio aguanta mucho mejor que el periódico el lenguaje de las nuevas tecnologías. Se asemeja a la radio musical, que ha sido arrollada por las nuevas tecnologías musicales, como Spotify, pero la radio convencional goza de una gran salud en todo el mundo y además tiene un gran pronóstico en el futuro, quiero decir, que la radio va a tener que moverse como todos los sectores, como tú como yo y como los medios de todo el mundo, pero no está viviendo la crisis que está amenazando con cargarse al periodismo escrito.  Pero claro es que no se puede comparar, es pasarte de periodismo escrito; Camiones  gigantescos atraviesan Europa con bobinas de papel enormes que han ido a parar, después talar millones de árboles, a una nave gigantesca donde le esperan unas máquinas formidables con unos señores que le dan un producto…que se va a leer diez horas después… ¿Cómo puede resistir eso? No solo por rapidez sino por simpleza, toda esa maquinaria toda esa estructura de industria pesada con una simpleza de darle a una tecla.

¿Hablamos de mi tren de Extremadura o de la guerra de Donald Trump? Efectivamente cuando se echan las cosas a comparar se juegan situaciones muy difíciles y para quienes tienes que hacer productos como un programa de radio de cadena es siempre un lío de mil demonios

 

Iñaki-Gabilondo-cultura-badajoz-overdose-014

Tenemos una envidia  muy sana por programas que han nacido aquí como “Hoy por Hoy”, que son referencia a todos los niveles…¿Cómo se consigue mantener al oyente, dejar que entre en casa un día y otro sin perder un ápice de atención, calidad y frescura?

Yo he tenido siempre muy claro una cosa y es que existe el oyente, la gente ya lo sabe, pero una cosa es que lo sepas y otra que estés de acuerdo. Yo me acuerdo siempre, cuando estoy delante del micrófono, que me están oyendo, el 99% de la gente que habla por un micrófono no se acuerda, lo sabe pero no se acuerda. Todos los que han triunfado mucho se acuerdan, quiero decir, tú estás en un estudio y tienes técnicos enfrente y compañeros aquí y la gente termina hablando mucho para ellos, notas que en muchos programas se están divirtiendo, notas lo bien que se lo están pasando ellos pero tú no notas que te esté pasando lo mismo que tanto les divierte. Es muy frecuente que tu trabajo se desarrolle ante un tipo que te mira, un invitado que está, un compañero que está aquí, pero acordarse de que tu trabajo tiene por destino una persona que está en un camión en Albacete requiere un ejercicio de imaginación, pero que si lo tienes claro acompaña toda tu vida y marca toda tu trayectoria. Yo por eso a los compañeros siempre les decía: Chicos vamos a empezar, la gente nos va a oír y va a creer que somos del PSOE, del PP, Polanco, el Zar, sursuncorda, la tal, el tal, pero nuestro jefe se llama Mari Carmen, mañana se llama Pablo y pasado se llama Luisa. Hoy se llama Mari Carmen, es de Burgos, tiene una tienda, ha dormido mal, está hasta los huevos de su marido y pone la radio para oírnos a nosotros decir buenos días. Esa es la razón de ser de nuestra actividad, entonces la circunstancia por la que tú me preguntas, es saber a mi juicio determinante porque es la que te permite provocar el foco donde está la razón de ser en tu actividad, y que es bastante fácil que se te olvide en el fragor del trabajo. A mí no se me olvida nunca y si se me olvida enseguida lo retomo, en la noticia, en el debate y en las entrevistas. Por eso digo que la consciencia del oyente, del destinatario, del espectador, del lector es clave para que este oficio tenga sentido.

Hablando de entrevistas, has realizado infinidad de ellas ¿Cuál o cuáles han sido aquellas que no has podido conseguir, y cuáles han tenido impacto personal?

He hecho miles, y sí, ha habido alguna que no he podido hacer, las entrevistas divertidas las estoy haciendo ahora en televisión, viajando por todo el mundo y pensando en el futuro. He hecho muchas de todo tipo, además como el programa de “Hoy por Hoy” empezaba hablando de política, luego de vida cotidiana, de libros, de música, de padres, de hijos de tal, al final no he hecho solo muchas sino una imponente variedad temática. Todos los políticos, todos los escritores, todos los cantantes, todos los artistas, toda la gente cotidiana, tantos años, tantas horas y cada una tiene su particular sentido. Tuvo un impacto grande la que hice en televisión a Felipe González en el 96 o la que hice a Arnaldo Otegui en la radio, ha habido muchas de estas y luego ha habido muchas que no han tenido esa autoridad pero también han sido muy interesantes por lo natural y espontaneo de la gente, gente de la calle que ha salido en la radio hablando de una cosa o de otra. Siempre es una experiencia y una suerte pasarte toda la vida conociendo a gente tan importante y escuchando a gente tan interesante.

La consciencia del oyente, del destinatario, del espectador, del lector es clave para que este oficio tenga sentido

 

 Iñaki-Gabilondo-cultura-badajoz-overdose-023

¿Cambia el registro en las entrevistas dependiendo del formato, estableces diferentes criterios dependiendo del espacio, el momento, el protagonista o es importante mantener un modus operandi estándar?

Yo hacía las entrevistas sin papeles siempre y a los compañeros les llamaba la atención. Tú no sabes la cantidad de papeles que hay que leer para estar sin papeles en una entrevista. A mí me gusta mucho hacer las entrevistas sin papeles pero es mi manera de enfrentarme con la cosa pero me lo tengo que preparar mucho, yo creo que la entrevista es una actividad que tiene sobre todo una dificultad fundamental y es que hay que saber escuchar. Es muy difícil saber escuchar, saber escuchar es lo más difícil que hay con mucha diferencia y mira que llevo 50 años y estoy en primero de saber escuchar, que no quiere decir poner cara de estar escuchando. Saber escuchar es querer entender, saber escuchar es captar lo que te están queriendo decir, es colocarte en una actitud. El saber escuchar es muy difícil porque ahora mismo te está pasando que estás escuchando y estás pensando en la siguiente que me vas a peguntar, colocarte en escuchar es muy difícil y a mí por eso me gusta hacer las entrevistas sin papeles porque me gusta estar en la comunicación. Eso es algo que no tiene nada que ver con que sea mejor o peor, porque se puede hacer una mierda de entrevista con papeles o sin papeles y una muy buena con papeles o sin papeles pero digo que a mí me resulta más necesario, tengo la convicción de que es clave saber escuchar, porque he aprendido que tengo una cosa muy clara, la gente solo habla si cree que la están escuchando y por lo tanto yo me pongo en posición de que sepa que le estoy escuchando, eso es muy importante. Vete a un restaurante donde hay 30 mesas y hay 30 parejas que están comiendo, mira, ya verás que la gente que está hablando está como si tuviera encendida una bombilla y los demás están como apagados, la gente se enciende cuando habla y se apaga cuando no habla, la dificultad de mantener encendida la bombilla cuando estás escuchando es muy interesante. A mí eso me recuerda mucho al entrenador de baloncesto, Kucharski,  hace muchos años que decía: En España los jugadores creen que jugar al baloncesto es cuando tienen el balón o sea cuando el contrario tiene el balón están como aburridos están como diciendo métela si quieres pero dame el balón, jugar al baloncesto es tener el balón el día que se convenzan de que defender también es jugar al baloncesto.

La cultura no es sencillamente el barniz de conocimientos que te permite pasar por un hombre medianamente culto mencionando cuatro libros, dos óperas y un tal sino es una actitud ante la vida

En Extremadura tenemos las tendencia y de manera endémica, de infravalorar nuestra materia prima, de soliviantar arrebatos históricos atendiendo a la demanda del momento, suponemos que una característica afín al resto de regiones y países, nos preocupa la falta de infraestructura de comunicación, un tren digno, mientras que en muchas comunidades llevan ventaja y se centran en otros logros de mayor calado social o político. Intereses  con diferentes prismas…el error puede estar en comparar diferentes niveles de relevancia, según se mire y suponemos que eso debe ser muy complicado de extrapolar a la información…

…Pero los intereses tuyos también son diferentes en distintos planos. Es que a ti te puede interesar que te combine los calcetines con la corbata el mismo día que te puede importar mucho el tren de Extremadura y que se cure tu madre y que no te diga que no una chica que te gusta. ¿Hablamos de mi tren de Extremadura o de la guerra de Donald Trump? Efectivamente cuando se echan las cosas a comparar se juegan situaciones muy difíciles y para quienes tienes que hacer productos como un programa de radio de cadena es siempre un lío de mil demonios. ¿Cómo consigues preparar un programa con la mayor dimensión posible? Cuando estoy haciendo algo que no le está interesando a Extremadura ponte a pensar que les está pareciendo los que están escuchándote o viéndote en La Coruña. Es dificilísimo articular esto como no se parta de la base de que hay que tener una cierta esponjosidad intelectual para colocarte en la amplitud, en cinemascope en la cual hay que vivir el entendimiento de la realidad para comenzar por tu actitud personal como te he dicho antes. Todo te puede importar, cosas pequeñas, medianas, más próximas, más lejanas más tal pero efectivamente es una dificultad, has formulado una pregunta que se convierte en uno de los temas más importantes del dolor de cabeza de cualquier persona que está preparando un programa en un país como este. Ten siempre la absoluta seguridad de que con cada cosa que selecciones estás espantando a un montón de gente sea lo que sea que selecciones solamente en momentos de enorme emergencia y emoción un episodio concentra toda la atención. Puede ocurrir en la política en un momento determinado pasa algo gordo, ha habido un gran accidente, un gran suceso, un gran acontecimiento entonces tienes la seguridad de que al cubrir ese gran acontecimiento llegas a todos, pero cuando tienes que elegir y no se puede es imposible entonces hay que tener a mayor elasticidad tratando de evitar algunos pecados mortales que esos sí que se pueden evitar.

 

Es muy difícil saber escuchar, saber escuchar es lo más difícil que hay con mucha diferencia y mira que llevo 50 años y estoy en primero de saber escuchar, que no quiere decir poner cara de estar escuchando. Saber escuchar es querer entender, saber escuchar es captar lo que te están queriendo decir, es colocarte en una actitud

Iñaki-Gabilondo-cultura-badajoz-overdose-016

Existen otros acontecimientos más “dulces”, más culturales en todo el mundo, pero Iñaki, hace poco pudimos leer en varios diarios que en un estudio que se había realizado que no sólo obviamos lo que sucede en otros sitios fuera de nuestra zona de confort, también existe una dejadez generalizada en todo el país con la cultura, de las pocas ganas que concurren, según marcaba el estudio, de acudir al cine, teatro, conciertos…y que al fin y al cabo, la cultura, nos nutre, nos emociona y nos hace característicos como españoles…

…La cultura en el sentido que tú dices siempre ha sido un registro más minoritario de que se debería de desear. Siempre ha ocurrido eso, el número de gente que lee libros, va a los conciertos, va al cine y tal es siempre una minoría respecto a la que no va, las películas de más éxito siempre son de un tipo y las que son algo más complejas suelen tener ese público más minoritario. Yo soy un hombre gran enamorado de los libros, me gusta mucho la música, estoy en el consejo asesor del Teatro Real, soy un loco de la ópera soy muy enamorado de todo esto.

A la cultura siempre le ha costado penetrar en los grandes territorios y encima está siempre afectada por un pensamiento que es prácticamente lo contrario. Elías Querejeta me decía: Yo me pasé muchísimos años sufriendo ¿Pero cómo es posible que después de darlos todo tengan más repercusión otras películas insufribles? Y yo le decía que es así como está panorama, no te preocupes, también hay revistas o diarios con un enorme tirada y… son digamos cosas que naturalmente deberían ser corregidas.

Hay que tratar de evitar la hostilidad que el término cultural produce, hay públicos muy devotos, el público del teatro, el público de tal y se necesita ser más amplio. Aún así han acortado mucho las distancias en muchas cosas, porque las ciudades, los pueblos, las comunidades tienen una inmensa cantidad de actividad cultural donde hace treinta años era un páramo. Ahora la cultura no es sencillamente el barniz de conocimientos que te permite pasar por un hombre medianamente culto mencionando cuatro libros, dos óperas y un tal sino es una actitud ante la vida y en ese sentido España es un país duro de pelar pero no cabe duda de que ahora mismo España es un país que mires hacia donde mires, que elijas comunidad que elijas tiene un despliegue de sentido grande, avanza con dificultad pero avanza mucho.

Iñaki, para despedirnos, pero no podemos marchar sin preguntarte por tu relación con Extremadura.

Yo he tenido veinte años una casa muy cerca dela Vera. Extremadura ha sido una gran desconocida para España hasta hace muy poco, ahora ya muchísimo menos, tan es así que efectivamente con esta especie de explosión turística de todo tipo pues está todo el mundo asustado porque hasta los lugares más dulces, sitios de parajes idílicos, ahora están imposibles casi de acceder. Pero Extremadura es una tierra extremadamente maravillosa, Badajoz es la monda, el norte es la leche, los tópicos con los que la gente asocia Extremadura una tierra más o menos seca y tal llegas ahí y la exuberancia, el verdor, las aguas, las flores tal o sea es una sorpresa toda la gente que va se siente muy sorprendida con la región.

Entrevista. Willy López | Fotografía. Félix Méndez