Jana Díaz Juhl «La embajadora extremeña del cine en Los Ángeles»

Jana Díaz es una productora cinematográfica afincada en Los Ángeles. De familia extremeña y norteamericana lleva casi catorce años pisando tierra de rodajes y de sueños hollywoodienses.

Centrada en las coproducciones con el mercado latinoamericano representa un enlace fundamental para la gestión de producciones como las galardonadas como 10.000 kilómetros o Anchor and Hope. De ahí nacen trabajos audiovisuales con Bunbury , La Santa Cecilia o Rosalía.

Jana vive realmente en todos lados, su mundo depende de su barco personal, del momento clave para echar el ancla. En ese amarre aparece una trabajadora creativa, una guerrillera del cine y una madre de un niño de cuatro añitos, amante de la cumbia y el Rock & Roll.

Nos habla de una cultura fuerte, la extremeña, de las fiestas de verano, de los wésterns que ponían en la 2 de Televisión Española, del tortazo visual al ver una escena de Fellini, de la voz ininteligible y mascullada de Bogart y su Halcón maltés, de los entrelineas guionizados de Azcona. Jana relee Mary Shelley y Rimbaud, admira la pintura simbolista y prerrafaelita. Zigzaguea por los relatos del gran CortázarRayuela siempre, la ingenuidad y ternura de La Maga, la ceguera afectiva de Gregorovius. Jana es mucho punk, mucho Pixies, algo de The Cure y un aderezo de Silvio Rodríguez.

Nuestro pedacito de cine extremeño en Los Ángeles está representado por una mujer con un alma llena de excelencias creativas, de pura imagen documental, una productora a la que seguir de cerca.

jana-humans-culba-05

Antes de nada, y sé que es difícil, al menos para mí, pero descríbete ¿Quién es Jana dentro del mundo audiovisual?…

Soy una de las cofundadoras de la compañía de producción cinematográfica radicada en Los Ángeles LA Panda Productions. Nacida con el objetivo de crear puentes entre las industrias de España, US y Latinoamérica, los proyectos coproducidos por LA Panda incluyen: Open Windows (Festival de cine de Berlín, SXSW) protagonizada por  Elijah Wood y Sasha Gray, 10,000KM (Mención especial del jurado en SXSW; Premio del público a mejor película independiente en AFI, Mejor película y Mejor director en el Festival de Cine de Málaga y ganadora del Goya a Director Novel), Nadie nos mira (Tribeca) y del documental Next (Visions du Reel; Mención especial en el Festival de Cine de Malaga). He sido productora de Cry Now, una historia romántica chicana con el trasfondo del LA más mágico, así como la ganadora del premio Gaudí Tierra Firme, recientemente estrenada en USA (SXSW, Festival de cine de Guadalajara, Londres BFI). Como productora de campo independiente, he sido responsable de videoclips para Bunbury, Aloe Blacc, La Santa Cecilia y Rosalía.

En la actualidad me encuentra lanzando junto a dos socios, un nuevo fondo de producción enfocado en las coproducciones con Latinoamérica y con énfasis en historias desde los márgenes, en especial con perspectiva queer y de mujer. La primera película coproducida por el fondo, La camarista tuvo su première internacional en el Festival de Cine de Toronto y fue selección oficial en San Sebastián. La cinta mexicana acaba de ser galardonada con Mejor Película en el Festival de Cine de Morelia.

He sido directora de Operaciones del Festival Itinerante de Documentales, Ambulante California, y soy Directora de Operaciones de la muestra de cine español independiente La Ola Showcase. También trabajo como productora independiente para el museo The Broad así como otras instituciones de arte contemporáneo.

jana-humans-culba-02

Actividad enorme, pero para situarnos Jana…¿Por qué Los Ángeles?

Mi camino hacia Los Ángeles no tiene que ver, como el de muchos otros que acaban en esta ciudad tan loca, con la persecución de un sueño sino más bien con circunstancias vitales. Mi madre es de esta ciudad y por tanto yo crecí visitando aquí a mi abuelo. Tras licenciarme y hacer un documental en Madrid, y también tras dejar una relación muy larga, me apetecía un cambio y una aventura, y Los Ángeles era una parte de mi biografía que no había explorado como adulta. Me gusta mucho la música y tenía muchas ganas de poder ir a sitios de conciertos ahora que ya había pasado los famosos 21. Mi plan era irme por un rato y ya llevo trece años aquí.

 ¿Qué te hizo marcharte de Extremadura?

Creo que siempre quise ver mundo. No sé si me viene de que mi madre era forastera o de mi padre que era viajero, pero desde muy, muy chica sabía que me iba el nomadismo. A los 17 me fui a estudiar a Madrid, luego pasé por Bruselas y después de una breve vuelta a Madrid, tiré para Los Ángeles. Al final no he sido tan nómada porque llevo muchísimo aquí.

¿Qué te impactó de pequeña para vivir del mundo audiovisual?

Mi casa fue una casa muy cinéfila, y desde que me enteré, muy chica, de lo que hacía un dire de cine, decidí que ese era mi camino. Yo quería viajar, pero acabé yendo a la universidad y ahí de hecho fue dónde se me pasaron las ganas, y es que no fue nada agradable mi paso por la facultad de Ciencias de la Información en Madrid. En Los Ángeles me volvió el gusanillo con más claridad y empecé muy de poco a poco en la producción. En general siempre me ha gustado el arte y la cultura y sabía que por ahí iba mi mundo. Creo firmemente en el valor del arte para crear una sociedad sana.

Mi camino hacia Los Ángeles no tiene que ver, como el de muchos otros que acaban en esta ciudad tan loca, con la persecución de un sueño sino más bien con circunstancias vitales

Cine y más cine en tu vida…

Creo que en la infancia nuestra generación tuvo la oportunidad de tener una gran cultura cinematográfica gracias a la 2. Ahí vimos mucho western, mucho cine negro, El Halcón maltés, La noche del cazador y clásicos americanos como De repente el último verano, El Buscavidas…..y también el maravilloso cine español, desde Azcona a Erice. En la adolescencia las amigas descubrimos el cine más internacional, clásicos como Fellini y Kurosawa o Tarkowski, lo que podíamos encontrar. Y también nos marcó muchísimo el cine indie americano. Jarmush era y es uno de mis cineastas favoritos. Ahí los hermanos mayores de las amigas nos iban pasando cosas. El Festival Ibérico de Cinema de Badajoz me ayudó mucho a ver cine contemporáneo europeo.

afi-jana-culba

Llevas la impronta de Extremadura por tierras americanas…

Todo, lo tengo todo. En esta ciudad convivo, no sólo con americanos de todo color y tipos, sino también con muchos españoles. Esto me hace darme cuenta del impacto infinito que para mí ha tenido crecer en una ciudad de provincias y en el pueblo de mis abuelos. Nuestra cultura es muy fuerte y además muy desconocida. El monte del pueblo en invierno, las casas angostas con secaderos de chacina pasado el patio, las fiestas de verano. La memoria de la infancia de todo niño es mágica, pero creo que el Badajoz de los 80 y 90 era propenso a la ensoñación.

Hablas de clase obrera en el cine…

…Me hace mucha ilusión el nuevo fondo de producción que estamos montando porque me permite tener una línea editorial muy concreta en la que creo muchísimo. La diversidad en el arte es fundamental, y tenemos una estructura que nos permite darle ese empujoncito a autores y obras que de otra forma no saldrían o tendrían una vida muy limitada. Con este fondo no sólo podemos explorar historias que nos interesan y nuevas voces si no que estamos investigando nuevos modelos de producción y exhibición. La clase obrera del cine existe, y nuestro objetivo es crear cine sostenible frente a la precariedad que se impone a todos los niveles.

jana-humans-culba-07

En este marco se encuentra LA Panda Productions y The Broad, háblanos de estos proyectos.

LA Panda la fundamos once cineastas españoles afincados en Los Ángeles, guionistas, directores de foto, realizadores…La mayoría éramos amigos que trabajábamos de forma informal juntos y en un momento dado decidimos crear una marca, un nombre, para que cada trabajo añadiese valor. Hemos hecho muchos servicios de producción, por ejemplo, el vídeo de Rosalía lo impulsa una productora española, pero necesitan una productora local para rodar en Los Ángeles, pero también tenemos producciones propias, que son los proyectos de cine que hemos coproducido.

La Panda ha sido un modelo muy bonito y muy comunitario. El valor de cada uno aportaba al total. Funcionaba como una cooperativa en un sentido. Cada uno podía usar la productora para los proyectos que quisiese de forma libre y sin cortapisas siempre que siguiesen unas reglas muy básicas.

The Broad es un museo de arte contemporáneo y desde hace tres años produzco las series The Broad Summer Happenings, que son unos eventos que se hacen el primer fin de semana del mes de Junio a Septiembre y combinan música con performance art. Me lo paso fenomenal. Llevo ya unos años haciendo producción de arte y performance como freelance. Poco a poco he ido especializándome en esto como trabajo más allá de las producciones propias ya que me interesa y me gusta infinitamente más que hacer por ejemplo, publicidad.

Nuestra cultura es muy fuerte y además muy desconocida. El monte del pueblo en invierno, las casas angostas con secaderos de chacina pasado el patio, las fiestas de verano. La memoria de la infancia de todo niño es mágica

 

Háblame de tu curro allí…¿Cómo lo consigues? ¿Qué haces? ¿Es todo tan bonito como aparece en las películas?…o nos acercamos a La La Land

Los Ángeles ha cambiado mucho, y yo también me he hecho mayor, supongo. Si bien Los Ángeles es una ciudad enorme dónde mucha gente no tiene nada que ver con el cine, el entretenimiento o la música, también es cierto que en mi entorno, sí que es una ciudad de ambiciones, de gente que viene verdaderamente a la cosa esa de “perseguir tus sueños”. Y muchos no lo consiguen. Y esa energía es muy cabrona. Vivir en una ciudad dónde se vive mucho en un futurible incierto en vez del presente, es un poco esquizofrénico.

Yo tuve mucha suerte, en el sentido de que enseguida di con un grupo de cineastas recién salidos de UCLA, con quien no sólo empecé a colaborar, sino que me enseñaron a amar esta ciudad que puede ser muy solitaria y muy dura. De ahí fui juntándome con gente para hacer cortos y ganar experiencia, produje a lo guerrilla mi primera peli, trabajé en festivales de cine y poco a poco fui armando un perfil muy concreto basado en mis intereses que al final me ayudó mucho.

 ¿Guionista? ¿Asistente de dirección? ¿Productora? ¿Qué te ha dado más alegrías?

Yo tengo una tarea pendiente que es escribir más, nunca me he lanzado del todo. Pero la producción me ha dado muchas alegrías. Hay dos partes que me chiflan: la producción creativa, desarrollar un proyecto y supervisarlo creativamente, y por otra parte la producción de campo donde vamos con un operador de cámara, el director y yo conduciendo el camión.

Existen trabajos que están fuera de nuestra región pero eso no significa que la cosa esté muy mal, o sí (quizá esté mal en todos los sitios)…háblame de esta parte…

…El futuro es local y la globalización tiene cosas hermosas. Me encanta el ejemplo de la Agencia FREAK, que son pioneros en la industria mundial desde Cáceres. Cómo he dicho antes, el modelo de industria del cine independiente está roto. Nunca se ha producido más contenido pero nunca ha sido más difícil vivir con dignidad del cine. Esto es preocupante, pero al mismo tiempo ofrece muchas posibilidades para montar cosas y contar historias desde y cómo uno quiera. Los modelos están destrozados y hay espacio para inventar. Y el cine independiente está ahora muy hermanado. El nuevo cine portugués tiene mucho que ver con el chileno, por poner un ejemplo.

Vivir en una ciudad dónde se vive mucho en un futurible incierto en vez del presente, es un poco esquizofrénico

 

Seguimos hablando de cine, de ese cine del que hablas, elaborado con mucha ilusión y enorme calidad…¿Cuéntame cómo se prepara una film como el premiado 10.000 km?

Carlos y yo trabajamos juntos en sus cortos y cuando empezó a escribir 10,000KM  fue un proyecto que discutimos creativamente. Resultaba muy difícil levantarlo, así que él se fue a España y armó el esqueleto de la producción con Lastor Media, una nueva compañía de Barcelona que también acababa de montar un amigo. Se consiguieron ayudas catalanas y preventas.  Nosotros recién teníamos La Panda conseguimos un poco de financiación privada para entrar en la producción. El proceso de casting estuvo lleno de casualidades y desencuentros y Natalia, la prota, la encontramos gracias a un suplemento de El País antiguo que se quedó en casa de mis abuelos. Así fue como me enteré  de que esta actriz de Juego de Tronos que tenía el físico y la energía perfectos para el papel, no sólo hablaba español si no que era de familia extremeña.

Extremadura en el futuro…¿Invertirías en lanzar tu proyecto aquí?

Creo que para mí ya no hay un fuera o dentro. Es más una búsqueda permanente del rincón ideal dónde echar el ancla y poder criar a un nuevo ser humano con un mínimo de decencia…Y creo que rodaré en Extremadura en un futuro no muy lejano.

Entrevista. Willy López

jana-humans-culba-04

JUNTA EXTREMADURA