Javier Alcántara. Historias cortas de un jazzman extremeño

La improvisación viene de la supervivencia, de sufrir y luchar, de la  lucha que otorga la esperanza, de la época de cuando se tocaba blues o jazz, cuando se cantaba en los campos de esclavos de algodón, cuando se generaban ritmos para tener esperanza. El jazz tiene que ver con la improvisación que nace del alma…

…Javier Alcántara improvisa algunos acordes sentado lo más cerca del cielo que se puede estar en la ciudad, la planta 15 de la torre Siglo XXI de Caja de Badajoz. Toca su guitarra elaborada de manera exquisita por un reconocido luthier de Nueva York. Suena un riff…algo que puede ser de Wes Montgomery o quizás de Django Reinhardt…suena la guitarra parida en  Gran Manzana con el Guadiana a vista de pájaro, con el ritmo serpenteante de un río esclavo de sus ciudades y pueblos…el músico me recuerda, mientras se prepara para la entrevista, que su primer contacto con el jazz fueron dos cintas de cassette, el A Love Supreme de John Coltrane y el Still Life (Talking) de Pat Metheny, cintas escuchadas en un walkman mientras hacía callos a sus dedos en Madrid, jazz en estado puro que le hicieron perder la cabeza y sobrevivir en la improvisación.

 Javier-Alcántara-1-culturabadajoz

Compositor, músico, guitarrista, improvisador, profesor, musicoterapeuta, investigador, director artístico, y organizador del Festival Internacional de Jazz de Badajoz y del Seminario Internacional Badejazz…Javier Alcántara ¿Te da tiempo a dormir?

Todo está relacionado, es muy difícil separar mi trabajo de músico profesional, músico terapeuta e incluso como organizador del Festival de Jazz, cuando me dedico a una cosa siempre estoy trabajando otros aspectos sin que yo me dé cuenta y entonces no supone un sobreesfuerzo, aunque me falten horas al día para dedicarme a todo.

…quizá Badajoz te permite alcanzar todas las actividades por la facilidad de sus conexiones ¿no?

…Si, sin duda, aunque últimamente paso mucho tiempo fuera, sobre todo en Portugal, e incluso toco mucha más fuera de la región…me gustaría tocar mucho más en mi tierra…

 

“…me gustaría tocar mucho más en mi tierra…”

 

…tus carteles siempre anuncian tus conciertos en Portugal… ¿A qué se debe?

Hay muchos más espacios y eventos para tocar jazz en Portugal…Lisboa es una ciudad que siempre acoge conciertos de este género y además los músicos con los que toco habitualmente son lisboetas.

 Javier-Alcántara-8-culturabadajoz

Háblame un poco de tu dedicación con la música como terapia

Yo siempre quise ayudar a la gente con mi música y no sabía la manera y un día conocía al encargado del máster de musicoterapia en Extremadura, Sergio Chávez, y fue una experiencia que superó mis expectativas, porque la musicoterapia es una ciencia, y como tal está probado que puede ayudar a enfermos de cáncer, alzheimer o parkinson, es muy duro pero da mucha alegría ver que se mitigan ciertas dolencias a través de la música.

 

Javier…¿Por qué el jazz?

Porque el jazz tiene todos los elementos artísticos  para poder expresarte como persona y aportar tu parte creativa para poder ser uno mismo cuando se toca y como decía Luther King, es una música que sale del pueblo para el pueblo, y eso da mucha fuerza, te permite tocar con compañeros en el escenario, te permite tocar tus ritmos, improvisar, evolucionar, equivocarte y extraer del error otra oportunidad.

 

“La música ayuda a mitigar las dolencias de los enfermos de cáncer, alzheimer o parkinson”

 

Es difícil que el público acceda al jazz como a otras músicas, esa intangible paleta de valores que hace, que en países como España, cueste mucho más captar la atención de los seguidores…

…Sí existe afición en Extremadura al jazz, como organizador del Festival de Jazz de Badajoz observamos que existe una cantera de público joven que entiende y aprecia el jazz, en este aspecto la labor didáctica es muy importante, y escuchando mucho se llega a disfrutar de la música.

Javier-Alcántara-12-culturabadajoz

¿Cuáles son tus primeros pasos en el jazz?

Empecé tocando la guitarra porque mi hermano trajo una guitarra a casa, aunque lo que toqué con más asiduidad al principio fue la batería, los discos de heavy metal de mi hermano y el flamenco de mis padres me llevaron a hacerme una batería de cartón para acompañar esos ritmos tan diferente pero tan comunes en mi casa…(ríe)…tocaba la guitarra en la iglesia hasta que me echaron…¡Álcantara fuera de la misa!…(ríe)…luego recibí clases de mucha gente…pero el salto lo di cuando me marché a Madrid a la Escuela de Jazz y Música Moderna y sobre todo aprendí mucho con José Manuel Lorenzo y Jorge Vilches,  después en Barcelona en el Aula de Jazz del Liceo…ciudades que me aportaron humildad y madurez…tanto que alternaba mi trabajo de socorrista en la playa con el de músico de jazz…(ríe)

 

 

…y como músico de jazz ¿Cómo se te hace la vuelta a casa?

Fue muy llevadera, Pablo Romero, compañero de organización del Festival y Narciso González y la Watermelon Big Band con Félix Bote y Javi del Barco me abrieron muchas expectativas sobre mi regreso a Extremadura.

 Javier-Alcántara-3-culturabadajoz

¿Cómo surge la toma del control del Festival de Jazz de Badajoz?

Fue algo casual, al ir a buscar un concierto para mi grupo al Teatro López de Ayala, se me propone llevar parte de la organización, ya que la Asociación de los Amigos del Jazz, con Emilio y Lorenzo ya no lo llevaban. Así de simple.

 

“El jazz te permite tocar tus ritmos, improvisar, evolucionar, equivocarte y extraer del error otra oportunidad”

 

¿Qué recuerdas de ese primer festival que organizasteis?

Fue muy bonito, trajimos a Kurt Rosenwinkel , Guillermo McGill y Albert Bover y nos los pasamos muy bien, a pesar de la novatadas que pagamos como recientes organizadores, con descuidos como no reservar las habitaciones del hotel a los artistas, dejar tirados a los músicos en el aeropuerto…(ríe)…fue muy divertido…y algo estresante también.

¿Con que conciertos te quedas de los que habéis programado en el Festival?

Ha habido muchos momentos buenos, el concierto de Ron Carter fue espectacular por la dimensión del músico, Tom Harrell, Kurt que ya ha venido dos veces, Chano Domínguez también fue maravilloso…es difícil quedarse con alguno.

Javier-Alcántara-9-culturabadajoz

Javier…¿Se puede vivir de la música en Extremadura?

¡De tocar, no!…pero ni en Badajoz, ni en Cáceres, ni en España y si me apuras en Europa tampoco se puede comer de tocar jazz…el músico, el artista en general, sigue siendo un reducto difícil de catalogar profesionalmente hablando…y mira que hay grandes profesionales en la región, verdaderamente no somos conscientes del talento que tenemos en Extremadura, somos un pequeño Nueva York…(ríe)

 

 

“Hay grandes profesionales en la región, verdaderamente no somos conscientes del talento que tenemos en Extremadura, somos un pequeño Nueva York”

 

 

Presentas tu último disco en Badajoz, en un escenario muy atractivo, el Edificio Siglo XXI de Caja Badajoz, háblanos de “Short Stories”…

Son historias cortas que forman un todo, todos los temas están conectados en el disco. Es un disco que recoge parte de mi vida musical y tocan muchos de los músicos que conforman mi ADN musical. Se trata de un disco muy diferente al anterior, es más personal y más emocional

Existen muchas retazos portugueses en tu disco…

…Sí, de hecho existe un tema que se llama Lisboa, pero que es un tema que está más dedicado a España, cuando está fuera es cuando tienes más nostalgia de tu país, yo le llamo la saudade alegre, se trata de un tema con mucha chispa, nada que ver con el fado, un guiño al flamenco.

 Javier-Alcántara-11-culturabadajoz

 

Para finalizar Javier y sabiendo de tu afición por el cine ¿A qué película le pondrían la banda sonora?

Curiosamente hay un director que me gusta mucho y que no le pone casi nada de música a sus películas que es Lars von Trier, me molaría ponerle mucho ruido al silencio de sus secuencias.

Redactor. Willy López / Fotografía. Félix Méndez

Javier-Alcántara-10-culturabadajoz