Javier Cansado «Releyendo a Kierkegaard»

Hubo una época  que era muy típico que los programas buscaran una frase que la gente identificara y repitiera, tipo “y eso dueleeee” que decía la “Bombi” (la verdad es que esto sigue existiendo “si hay que hacerlo, se hace…”, etc.). A Faemino y Cansado les pidieron que hicieran algo así, e intentaron burlarse de esta exigencia del guión buscando en una película de Woody Allen la frase lo menos pegadiza posible: “Que va, que va, que va, yo leo a Kierkegaard”. Lo increible del tema es que la frase se hizo muy popular y aún hoy hay mucha gente que la recuerda.

Faemino y Cansado15

 

Capitán Badajoz, posiblemente el mejor superhéroe de Extremadura, y posiblemente ese sketch lo escribí ese verano que estuve Badajoz. Era un pedazo de homenaje a vuestra tierra. Cansado

 

cansado-tito-culturabadajoz-02

Entrevista a Faemino y Cansado

http://culturabadajoz.com/faemino-y-cansado-caricatos-excentricos-y-charlistasel-orgullo-del-tercer-humor/

 

Las ilustraciones de Don Tito Merello queman. Fogata con paleta electrónica incendiarias y borrón y cuenta nueva. Es fácil, copias una foto con papel calca contra el cristal de tu salón, con cuidado, sin apretar para que parezca natural y listo. Un proceso, el de este arquitecto, basado en las genuinas bases del Tratado Majestuoso del buen tiralíneas, volumen II del eminente profesor Domenico Bergamota . Reza así. Recepcione querido arquitecto, con firmeza una cera manley y trace líneas lecorbusianas con el sentido clásico de Pitote de Pérgamo y haga como que tenga ardores, gesto muy de nuestro gremio, en época de plicas concursales. Verá como sus planos cobran vida, efecto polaroid, y zas, un dibujito igualito al de la foto. El prócer dará cuenta de ello en el colegio, los pasos a seguir; los de siempre querido colega de profesión, salmuera y publicación en redes sociales. Así es Tito, así es su rutina de quemazón, muy fácil, proceso artístico destripado en pocas palabras para deleite del plagiador. Disfruten de lo vulgar de sus trabajos. Cuando la rutina aprieta no queda más remedio.

tito-panteno-merello-culturabadajoz