Javier Krahe “Métrica lacónica con salbutamol”

Joaquín Sabina y Javier Krahe estuvieron hace años en la extinta Pousada de Elvas con un único objetivo: escribir una novela policiaca que les convirtiera en millonarios. Estuvieron tres días y soló pasaron de la primera frase. Se quedaron en un detective más bien desastre que vivía en el primer piso del Empire State y lo único que consiguieron fueron millones de risas.

Su viaje de vuelta, entre la humareda de cigarrillos y café portugués, se deshacía cruzando la frontera con Badajoz, ese sitio donde cada vez que viene uno de los cantantes se cuelga el cartel de No hay billetes, consuélese con escuchar las  satíricas canciones susurradas por Krahe de su cinta de cassette. Y en Badajoz, con su sobrina de fiel escudera, más concretamente en el CoC nos recibe el cantante. Medio abatido, como herido de guerra por la metralla del postureo político, apoyado a la romana tras una suculenta ingesta de letras juglarescas con sabor a  salbutamol y con pocas ganas de exhalar aire para responder asmáticas preguntas sobre su vida. Una vida marcada por su años canadienses, por las figura de Brassens,  Leonard Cohen, La Mandrágora , su remake de Cuervo Ingenuo, su Café Central, por la métrica de las olas gaditanas y sus ganas de no aburrir al público con el poder la gramática. Un chute de adrenalina capaz de hacer del asma una turuta carnavalera con canciones irrepetibles y repetitivas.

 JavierKrahe7-culturabadajoz

            

Javier, tras tanto años de trayectoria musical ¿Cuál es el guión  que interpretas actualmente en cada concierto?

Hora y media de canciones, un repertorio de los últimos años…de los últimos 20 años. (sonríe)

Su último disco de estudio, Las diez de últimas… ¿Es un disco agorero? ¿Marca el final de una etapa? o ¿Simplemente es un cante al juego del tute?

No, nada en absoluto, eran las últimas diez canciones que tenía escritas y me dije para qué comerme la cabeza….ahora tengo tres más…(ríe)

 

“En política lo que escribí hace treinta años vale para hoy”

 

 

Javier, después de tantos años al servicio de la música, ¿Qué supone para su vida profesional el Café Central de Madrid?

Significa unos veinticinco años de mi vida, no sólo de trayectoria musical…y sobre todo cuando llegan las navidades, las fechas donde más he cantado en este lugar entrañable…significa algo un tanto insólito para mí, el cantar en un sitio marcado por el jazz y yo no soy nada jazzístico , pero que me ha marcado mucho. Cuando empecé en el Café Central, los músicos que me acompañaban eran cuatro y los cuatro estaban en un grupo de jazz.

 JavierKrahe8-culturabadajoz

Realizas una música con muchos ingredientes satíricos, irónicos, políticos, críticos… ¿Cuál es la receta para que esa música esté vigente?

Pues eso mismo…en política lo que escribí hace treinta años vale para hoy…(ríe)…la estupidez humana no tiene ni límites ni fechas…todas esas canciones que se burlan de esa estupidez creo que están bien

¿Existe algo que le una a esta ciudad?

Pues sí, tengo un hermano que vive en Badajoz…más nexo que ese….(ríe)

JavierKrahe9-culturabadajoz 

 

¿El 21% afecta a sus canciones?

(Tose e inhala el broncodilatador)…si te digo la verdad…no puedo pensar en mí, porque soy bastante atípico y no me afecta tanto, yo gano de lo que actúo y el público sigue siendo fiel, pero para la canción, la cultura, es un desastre, es encarecer el precio de una melodía para el público y por lo tanto los cantantes ganas menos y la música sufre para llegar a todos.

 JavierKrahe2-culturabadajoz

“El Café Central de Madrid significa algo un tanto insólito para mí, es un sitio marcado por el jazz, y yo no vengo de ese mundo”

Y Javier, ¿Cuál es el 100% de la vida de un artista como usted?

Mi vida sin conciertos me lo paso en un sofá que tengo en casa, leo mucho y termino un libro y empiezo otro, hago una vida muy tranquila

Aparte de leer ¿escuchará música todos los días no?

No. Sólo aquella que se oye en la radio y poco más. Cada vez me interesa menos escuchar discos, no me apetece.

 JavierKrahe5-culturabadajoz

 

“Me encuentro muy cansado y pienso estar un año entero sin hacer nada…aunque espero vivir más de un año…”

Y hablando de discos ¿cómo se siente en esta etapa de su vida?

Me encuentro muy cansado, y pienso descansar a fondo, en cuanto llegue el verano pienso desconectar por un buen tiempo, quizá un año entero sin hacer nada…espero vivir más de un año….(ríe e inhala su medicamento para calmar el asma)…y es que a pesar de lo que piensa mucha gente no tengo ninguna intención de dejar mi vida musical, llevo treinta y seis años sin parar y de pronto he dicho ya está bien, voy a parar a ver qué pasa, espero que me dé buen resultado.

Redactor Willy López |  Fotografía. Félix Méndez

JavierKrahe10-culturabadajoz