La devoción de un pueblo por Faulkner

Le dije a usted, cuando me pidió permiso para ejercer de escritor en el pueblo, que era mejor que hiciese lo que hacen los otros sudamericanos, que unos días van en bici y otros huelen bien. [...] Y ahora me dicen que ha escrito usted Luz de agosto, la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! [...]

¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?

 

Saza en Amanece que no es poco de José Luis Cuerda

sazatornil-copia

 

 

 

Tito “Pantone” Merello