La guitarra flamenca en Extremadura | Manuel Iglesias

Manuel Iglesias Segura nació en el campo, en el cortijo Villa Angelita,  al lado del Cerro del Viento, el lugar donde aprendió a escuchar flamenco a su padre mientras araba la tierra. De esa nostalgia profunda, de la tierra que labraba su familia le viene el hondo sentimiento de rescatar en valiosos documentos, la esencia del flamenco en nuestra región. Manuel presume de mujer gitana, de oído musical, de recuerdos atávicos plenos de amigos del teatro, del arte y del cante. Manuel Iglesias  confecciona su vida con voz crujiente y acentazo extremeño, exprime su italiano dialectal del Lazio y coqueta de su perfume morisco mientras vigila su guitarra con sus ojos pintados con pluma. Le recibimos en el patio de columnas de la Diputación de Badajoz, la institución que ha creído en su odisea investigadora publicando sus libros. En esta ocasión le esperamos con su último hijo literario, La guitarra flamenca en Extremadura, un libro que recopila la labor, nombres, leyendas y hazañas de los que llevan el flamenco en sus sangres y en sus cuerdas. La portada del libro nos llama poderosamente la atención, un fandango en Badajoz pintado por Gene, el cantante de blues que posee con Manuel algo en común, su voz rota y su clase con el arte.

Luis Landero define a Manuel Iglesias como un autor que habla en voz  baja y cálida y que nos cuenta la letra pequeña de la historia. Nosotros definimos a Manuel como el Vademécum del flamenco extremeño, un espíritu musical de la corte aftasí en pleno siglo XXI.

ManuelIglesias11-culturabadajoz

Para situarnos ¿Don Manuel,  Lolo o Lolín?

Si me ha llamado Lolín no lo recuerdo,…(ríe)…a mí me llaman o Manuel o Lolo, es como me siento más cómodo.

Pues, Manuel Iglesias Segura, con mucho de gitano, lo más cercano y potente, tu mujer, ¿Te ha aportado mucho para seguir esta andadura flamenca?

Yo he sido flamenco y siempre he estado muy cerca del flamenco, he recorrido medio mundo con esta música, no he sido un cantaor al uso pero al final uno elige lo que le tira, lo que siempre me ha gustado y encontré felizmente a la que hoy es mi mujer, con la que tengo inquietudes comunes, como el flamenco. Me ha aportado mucho al entrar en el  mundo gitano, se me han abierto muchas puertas para conocer familias y sagas de artistas del flamenco. Me ha ayudado en mis investigaciones…además mi mujer baila muy bien por bulerías y tiene un compás que te mueres…(ríe)

Has recorrido mucho mundo con el flamenco y has podido sentir cómo valoran nuestra música fuera…

…He recorrido menos de lo que me gustaría…(ríe)…pero sí, algo me he movido, una temporada en París, en Ámsterdam y luego me asenté cinco años en Roma, sólo venía para Carnavales, una fiesta que me encanta y que la identifico mucho con Badajoz. Fuera de este país saben escuchar y apreciar el flamenco, a veces, mejor que aquí.

ManuelIglesias1-culturabadajoz

Dime un lugar mágico donde tocando te hayas sentido especial

He tocado en el Goldoni de Venecia o en la isla Tiberina de Roma pero el sitio donde me he sentido más emocionado actuando ha sido en los Jardines de La Galera cuando se inauguró con el grupo de música andalusí después de haber llovido y oliendo de los arriates a tierra mojada mientras hablamos de la corte de Muhammad al-Mutawakkil…nos transportó a esa época de una manera maravillosa.

“He vivido en París, en Ámsterdam o en Roma, sólo venía para Carnavales, una fiesta que me encanta y que la identifico mucho con Badajoz”

Eres maestro de primaria y profesor de lengua italiana ¿ese carácter de educador te ha alimentado para dar a conocer el flamenco de nuestra tierra con tus libros?

Mi pasión por el flamenco bien de lejos y una vez que pise la Real Sociedad Económica Amigos del País de Badajoz, allí en su fondo documental y hemeroteca me empecé a interesar por noticias que me parecieron fabulosas. Y realmente todo comenzó cuando un gran amigo tristemente ya fallecido, Javier Leoni, que fue quien me propuso rescatar estas historias y llevarlas a El libro de La Barbería de sonantas. Un libro que me abrió un abanico enorme de hechos acaecidos en Badajoz que me hizo terminar mi otro libro, Badajoz, ciudad flamenca para el deleite de todos los pacenses. Tengo como meta, yo y la Asociación de Críticos e Investigadores del Flamenco (ACEIF)  es expandir el flamenco.

Hablas de Leoni, como motor o instigador de tus estudios flamencólogos, y es que tus inicios también están ligados al teatro…

Esa etapa fue fabulosa, la época de los años con la guitarra de noche en la orilla del Guadiana después de salir de la facultad de Magisterio, de los inicios del teatro con Suripanta, del pisito que teníamos en la calle Brocense, que estaba siempre abierta para todo el mundo…años que conectamos mucho…y después de mi vuelta de Italia, me propuso ir de músico en sus obras de la compañía el Carro de los Cómicos.

ManuelIglesias8-culturabadajoz

Tocas el laúd árabe, la guitarra portuguesa, incluso el saxo alto…esta habilidad con los instrumentos, ¿Nace o se hace con el tiempo?

Algo tienes que llevar dentro. Creo modestamente que  yo no poseo grandes facultades pero tengo un muy buen oído musical, lo que me ha permitido ser autodidacta, nada academicista, como es obvio, no quiere decir que rechace el aprendizaje formativo, al contrario, lo aconsejo, pero debido a mi carácter no he comulgado con este apartado…como yo sé cómo es una malagueña del Mellizo pues la puedo trasladar al saxofón, sólo hay que ver la escala y saber trasmitirla…como yo sé cómo es una farruca, pues coloco el laúd árabe al tono más parecido y la saco…más que un instrumentista virtuoso me considero que tengo un oído privilegiado que me ayuda a codificar la música con en otros instrumentos.

Hablando de oído musical, ¿Cuáles son tus influencias?

Tengo las suerte de haber escuchado a mi padre cantando por Porrina…era un hombre de campo y siempre andaba cantiñeando mientras araba con las mulas y como aficionado que era, cuando nos acercábamos a la ciudad me llevaba a ver los primeros festivales que organizaban la Asociación de Arte Flamenco de Badajoz, y allí he visto de pequeñito a Mairena, o al maestro Porrina cantar saetas. En aquel momento no entendía nada de esa música, pero luego te das cuenta que ese arte lo mamas desde chiquitín. Y ya luego más adulto, ya entendía el flamenco de otra manera, me sentía fascinado cuando tocaba Manuel Cala “El Poeta” y toda esa gente del  momento, cuando veía que esos dedos se movían y hacían música de dioses.

“Mi meta es expandir el flamenco que se hace aquí fuera de nuestras fronteras”

…indudablemente tu padre te ha influido, pero ¿Qué discos ponías una y otra vez de tu generación?

¡Los Beatles¡ Mis verdaderos comienzos con la música que a mí me hacía más tilín, los chicos de Liverpool y el rock & roll, era lo que pegaba en mi época…pero dentro del grupo que teníamos, Los Celtas Cortos de Badajoz, siempre metíamos alguna cosita flamenca, y todavía no había salido ni Triana! No había escuchado ni a Smash, digamos que fuimos a nuestra manera algo pioneros en ese rock flamenco que luego practicaron Guadalquivir, Blood…los que inundaron el panorama con este género. Luego salieron dos discos que también me han influido bastante como Veneno o La leyenda del tiempo de Camarón…otro nivel.

Y hablando del tu época camaronera… ¿Quién te ha hecho llorar con la música?

Touché…has acertado de lleno…el único músico que me ha hecho llorar ha sido Camarón de la Isla…muchos cantaores me han trasmitido emociones fuertes…pero llorar sólo lo ha conseguido el de la Bahía de Cádiz…y yo he visto llorar a cantaores como el Yunque después de una seguidilla en la Peña Flamenca…y eso te pone los pelos de punta…el llegar a conectarse con el verdadero duende flamenco.

ManuelIglesias4-culturabadajoz

¿Dónde suena mejor el flamenco?

El flamenco ha sido siempre un arte minoritario, un sustrato del folclore, un arte del lumpen y la marginación, de las clases sociales más bajas y dónde mejor y más se ha cantado ha sido en el cuarto de los cabales, en las reuniones…las guitarras y las voces no suenan igual…eso no quita que para poder ver a las grandes figuras necesites de espacios más grandes para poder llegar  a más gente.

¿Y para llegar  a más gente se realiza un flamenco más heterodoxo?

En este sentido hay que saber discernir, saber diferenciar un grupo rumbero, de sevillanas de u n grupo flamenco un flamenco canta por soleá, seguidilla, por tientos, jaleos, por tientos…si te sales de ahí no podemos considerar flamenco, otra cosa es que se busque dentro de este arte, un esquema más abierto o heterodoxo y el clásico, purista y ortodoxo…el ejemplo es La Leyenda del Tiempo de Camarón al que le mete en una cantiñas de Pinini un bajo y no deja de ser flamenco.

Dime con muy pocas palabras….La Candi2banda: Pura diversión…Gecko Turner: Mestizaje…Porrina de Badajoz: Voz de terciopelo… Ziryab: Innovación…La Barbería de las sonantas: Navajas y guitarras…Toni Díaz: Recuerdo entrañable…y Paco de Lucía: La referencia.

ManuelIglesias7-culturabadajoz

La Guitarra Flamenca en Extremadura, tu último libro, editado por la Diputación de Badajoz y  presentado recientemente en Badajoz…. ¿Qué es lo que recoges en esta obra?

Lo que he intentado con este libro es darle presencia a la región  en el ámbito flamenco, sin azar la voz, mostrando la realidad de que somos flamencos desde que el arte empezó a pergeñarse….y con esta publicación y siguiendo las directrices de los hermanos Hurtado, de su libro, las llaves de la música flamenca, continúo la labor de catalogación y recopilo todo lo concerniente a la guitarra flamenca, que surge en el siglo XVIII, desde sus inicios antes de aparecer la actual guitarra flamenca, ya que mi libro arranca con la aparición en Mérida de la Lutatia Lupata del siglo II d.c, una estela funeraria hallada en la necrópolis de S. Albín en 1956, hasta nuestros días.

¿Y en este libro se recogen a todos los guitarristas de la región? ¿Cómo está distribuida La guitarra Flamenca en Extremadura?

No, no he podido investigar a todos, el rastreo de algunos ha sido en balde…el maestro Corrales de Villanueva de la Serena es un ejemplo de ellos…en uno de los capítulos, el compás de bronce, donde hablo de los gitanos no profesionales pero que siempre tocan y con mucha soltura en las fiestas…en otro capítulo,  los nobles de la madera trato de los creadores, constructores de las guitarras flamencas…y en el apartado de la polifonía de volantes hago mención a los guitarristas de los grupos rocieros que tan aficionados son los extremeños…existe otro capítulo muy interesante, las mujeres gitanas y el “punteao” extremeño, que narra el toque fiestero que se hacían con dos dedos y un rajeo muy suave que hacían las gitanas como la madre del Porrina , la tía Ana…los protagonistas con nombre y apellidos están presentes en este volumen pero también aglutino a profesionales que están muy cercanos a la imperecedera guitarra flamenca

¿Cuáles son los lugares emblemáticos dónde se podía escuchar una buena guitarra?

Mi suegra me decía siempre que el sitio donde mejor podía sentirse el sonido flamenco era en la barbería del maestro Paco, a su hijo Ernesto, que regentaban una barbería en la actual calle San Pedro de Alcántara, antigua calle Mesones, donde pasaban los artistas flamencos que actuaban en la ciudad pacense y donde sus hijos se empapaban de los que era hacer sonar la “bajañí”. De ahí la relación de este instrumentos con el oficio de barbero.

“He visto llorar a cantaores como el Yunque después de una seguidilla en la Peña Flamenca”

¿Cuánto tiempo has invertido en terminar el libro?

He tardado dos años…ha sido un labor minuciosa, donde localizar a los guitarristas, los datos de aquellos que ya no viven, sus actuaciones, fotos, los festivales me ha llevado este tiempo, y no por los maestros modernos que son más visibles, lo costoso ha sido rastrear a los guitarristas añejos.

ManuelIglesias18-culturabadajoz

Dime un guitarrista extremeño que te parezca uno de los más grandes

Aquí hay guitarristas muy buenos, pero el punto de referencia es Miguel Vargas, que posee el toque especial extremeño, que se trata de un toque distinto…el jamón de bellota de la dehesa de la guitarra…y mira que Manolo y Pepe de Badajoz eran muy grandes pero no tenían ese toque tan particular para rematar ciertos palos que tiene el maestro Vargas.

“Lo que he intentado con este libro es darle presencia a la región  en el ámbito flamenco, sin azar la voz, mostrando la realidad de que somos flamencos desde que el arte empezó a pergeñarse”

Y para terminar Manuel, ¿Qué trato recibe este arte en nuestro país?

Existen casos como la institución de la Diputación de Badajoz que se está volcando con el flamenco, pero es una excepción, la regla general es que se necesita más cobertura…y yo como aficionado me canso de escuchar siempre a los mismos y muchos de los nuestros, los “pata negra” de la región como Miguel de Tena, la Kaita, Pedro cintas, Esther Merino, hasta del buen jamón se cansa uno…y necesitamos lanzar a mucha más gente con nuestro flamenco autóctono, una proyección más potente fuera de nuestras fronteras.

 Redactor. Willy López / Fotografía. Félix Méndez

ManuelIglesias15-culturabadajoz