La obra de Luis Feito a un Paso

Del Ulises de James Joyce se decía que jamás llegaría a ser ni tan siquiera una obra decente, con el paso del tiempo, la novela del irlandés es considerada, y sobre todo entendida, como una obra  maestra del siglo XX.

Del Ciudadano Kane de Orson Welles, se llegó a decir que el cine había acabado con la presencia de esta película, más de setenta años después, la obra sigue vigente como una de las más influyentes, aunque quizá no una de las diez mejores, del cine universal.

Con el vanguardismo, con el arte contemporáneo, con la esencia del abstracto ha pasado lo mismo, ha sido el tiempo y la capacidad de canalizar los valores de este arte ante un público cada vez más formado artísticamente, la que ha situado la obra de personajes como Saura, Canogar, Tápies o Luis Feito en el peldaño que se merecían.

Los extremeños tienen la oportunidad de acercarse, de acariciar, de respirar arte contemporáneo en cualquier rincón dela región. Una cosa impensable, hace pocos años atrás, cuando un lavadero de lanas es ahora un centro de culto internacional del arte fluxus, Vostell mediante, y cuando lo que era una cárcel con sus delincuentes como máximo valor, se ha convertido en un Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo donde Barjolas, Fernández Molinas y Duartes son ahora el máximo exponente.

 Además ahora (y hasta el 16 de mayo), y con la gran labor de la comisaria de la exposición, conservadora del Museo de BB.AA. y responsable de la Sala de Exposiciones de la Diputación de Badajoz, Lourdes Román, la obra de artistas como Luis Feito y el grupo El Paso recomponen esa pieza del puzzle que en ocasiones se pierde por traqueteo del mundo artístico y por la leve familiarización del público con el arte contemporáneo.

Desde la calle se aprecian vinilos que absorben la calle y expanden la exposición, vinilos que no difieren la obra y que hace partícipe al público desde el primer instante con el negro, el amarillo y el rojo, los colores identificadores de la obra de Feito. Ya desde fuera la esencia, lo aparentemente simple y lo profundamente cautivador de su obra se aprecia con elegancia. Una obra tremendamente actual que tiene un final, una señal de tráfico que indica la dirección de Vegaviana, ese pueblo colono extremeño construido con alma vanguardista y esencia humilde.

expo-feito1-culturabadajoz

¿Qué podemos ver esta exposición Lourdes?

 La exposición está dividida en dos grandes ámbitos. Por una parte Luis Feito y el Grupo El Paso, que fue uno de los primeros movimientos vanguardistas que se crearon en España a finales de la década de los 50, en los años duros del franquismo

Luis Feito, es uno de los miembros fundadores de este movimiento junto Manolo Millares, Rafael Canogar, Antonio Saura y otros artistas  y aquí justamente, en el primer espacio de la exposición se puede ver sus incipientes obras gráficas. Desde aquí hasta el final del recorrido se puede observar su evolución cronológica. (En marzo de 1957 se publicó el manifiesto de El Paso redactado por José Ayllón y con el símbolo del grupo realizado por Antonio Saura basándose en una obra de Pablo Serrano. En abril de ese mismo año se inauguraba la primera exposición del grupo en la Librería-Galería Buchholz de Madrid).

El segundo apartado de la exposición está reservada a la presencia del Grupo El Paso en Extremadura, más concretamente la labor que se llevó a cabo en la localidad cacereña de Vegaviana.

expo-feito2-culturabadajoz

¿Por qué habéis apostado por la obra de este autor?

 Porque sencillamente uno de los objetivos que esta sala de la Diputación de Badajoz pretende es familiarizar al público extremeño con el lenguaje gráfico contemporáneo.

¿Qué significa el grupo El Paso para España?

 El grupo El Paso lo que intenta es aunar la escena cultural que se está desarrollando en España artísticamente con las preocupaciones y los intereses europeos. Fue un lenguaje poco comprendido, dotado de poca validez, pero ¿Quién iba a imaginar que unos círculos serían arte subversivo? Estamos hablando de 1957 y en aquella época no existía la libertad de expresión, se ejercía una censura de una manera muy restrictiva, no había Ministerio de Cultura y el arte no se consideraba dentro de las partidas de presupuestos estatales, de ahí el valor de esta obra. En los años 70, el crítico de arte José María Moreno Galván por impartir una conferencia para celebrar los 79 años de Pablo Picasso en la Complutense estuvo encarcelado dos años. En ese panorama tenía que crecer este arte, algo casi imposible.

expo-feito9-culturabadajoz

¿De dónde “surge” Feito y cuál fue su “salida” artística?

En el año 54, Luis Feito termina la carrera de Bellas Artes y muy pronto se convierte en un abanderado del arte alternativo. Frecuentaba dos espacios, nada usuales, la librería Bucholz del Paseo de Recoletos y la librería Fernando Fe, que estaba en la esquina de la calle Alcalá con la Puerta del Sol, espacios donde el artista podía encontrar libros del arte que se estaba haciendo fuera del país. En estos sitios tan emblemáticos realiza dos exposiciones que rápidamente lo encumbran y consigue una beca en Francia, es un momento de fortuna, al que además se le añadió el que, como ocurrió con Tápies, entró en contacto con la Galería Arnaud, trabajando en ella durante 25 años.

“Familiarizar al público extremeño con el lenguaje gráfico contemporáneo”

¿Qué se hizo desde el Estado español para dar publicidad a esos autores que triunfaban fuera del país?

 Comenzaron a utilizarlos como publicidad artística de España, pero siempre desde el desconocimiento, es más, el comisario de aquellas exposiciones itinerantes les pedía a los artistas que hicieran cuadros muy grandes y muy abstractos, se trataba de un interés de imagen.

expo-feito4-culturabadajoz

¿Cómo se puede dividir la etapa de Luis Feito?

Su obra se divide por décadas, y en la exposición de la sala de la Diputación de Badajoz, comenzamos con su obra gráfica iniciática, de los 60 a los 80, donde predominan los círculos, ya que en sus años parisinos entra en contacto con el budismo y la filosofía zen, de la que rescata el significado de este universo, su pensamiento. Bajo el pensamiento de “un oriental no pinta una manzana, sino la esencia de una manzana” sus círculos recogen la infinitud y el movimiento incesante, algo que también recogen los pueblos primitivos americanos, y con los que entra en contacto cuando en los años 80 se establece en Nueva York, por su concepto de perfección. Además siempre están presentes los negros y los rojos, el color negro porque piensa que todos los colores tiene el negro y el rojo porque para Feito, este carmesí vivo significa el choque máximo, el clímax de la expresividad.

En los 80 y 90 (que se pueden diferenciar perfectamente en la sala), la presencia de San Juan de la Cruz y el orden constructivo son los ejes sobre los que trabajará el autor con mayor perseverancia. Kandinsky buscaba la espiritualidad a través del arte, de la misma manera que para Feito la pintura era su base espiritual, considerándose el autor más contenido de la abstracción.

Y la última etapa de la exposición y su obra, donde podemos apreciar su presencia con Oteruelo del Valle, mostrando su cuadro como un drama, cada pincelada un actor capaz de ser aséptico y titular a sus cuadros sin nombres (salvo esta etapa donde la parte emocional es más latente y le da nombres a sus cuadros con los picos más importantes de la sierra de Madrid).

expo-feito8-culturabadajoz

“El comisario de aquellas exposiciones itinerantes les pedía a los artistas que hicieran cuadros muy grandes y muy abstractos”

¿Qué tiempo se tarda en construir, en reunir una exposición de esta índole?

Concretamente yo, detrás de esta expo llevaba entre tres y cuatro años, y eso que además hemos tenido la suerte de que la asociación Luis Feito nos lo ha puesto fácil, algo muy raro en el mundo del arte.

“El arte de Vegaviana se veía expresado por primera vez en la arquitectura de sus casas y el medio urbano, la primacía de una arquitectura realizada para los habitantes de esas casas, los colonos”

expo-feito6-culturabadajoz

La presencia del grupo El Paso en Extremadura ¿Cuál es su vínculo?

 Vegaviana es una gran desconocida para los extremeños pero un personaje importantísimo que es Fernández del Amo, un arquitecto, que del año 52 al 56 fue director del MEAC (Actual Museo Reina Sofía) y que desde esa posición privilegiada hizo mucho, tanto a nivel nacional como internacional, e introdujo a los artistas nacionales el arte abstracto, creando un público capacitado para entender y disfrutar el movimiento contemporáneo. Digamos que hizo de mecenas de los jóvenes artistas que ahora son mundialmente conocidos,  tras terminar su labor como director del MEAC, comienza a ejercer su profesión de arquitectura, y entra a trabajar en el Instituto Nacional de Colonización y crea catorce pueblos en toda España, entre ellos el de Vegaviana en Cáceres. Un lugar, alejado de Madrid y con ya muchos premios cosechados por sus maquetas de colonización, donde pudo realizar una labor sin cortapisas. Este poblado de colonización veía expresado por primera vez en la arquitectura de sus casas y el medio urbano, la primacía de una arquitectura realizada para los habitantes de esas casas, los colonos.

En este espacio, en el patio de columnas de la Diputación de Badajoz, hemos querido evocar de alguna manera la Iglesia, concebida por él, la estructura arquitectónica de todo el pueblo y las obras de arte, vidrieras (José Luis Sánchez), mosaicos (Antonio Suárez) y demás, realizadas por el grupo El Paso. También podemos apreciar la capacidad de Fernández del amo de abrazar y ligar la obra arquitectónica con el artista, sin que ambas se contradigan o se creen conflictos.

Entrevista y fotografías /  Willy López

expo-feito5-culturabadajoz