María Barranco «Amantes y dementes en el vodevil tragicómico de Plauto»

Amantes, dementes. Sentencia categórica, casi dogma de fe, frase, consigna y testaferro de aquello que mueve las entrañas del mundo; el amor, esa cosa que hace florecer las mentiras y resucitar las verbenas tragicómicas de Plauto. Virgilio, el machista y poeta romano era más de la vieja escuela, el amor conquista todas las cosas…y punto. Ovidio, algo más palmario y guasón decía que todo amante es un soldado en guerra.

La comedia de las mentiras, la obra que se representa en el Festival de Teatro Clásico de Mérida, se aproxima más a esa última afirmación. Una guerra, la de los amantes, donde las mentiras, son las minas que cuajan los campos de cada batallón. En esa frontera se dirime el texto de Pep Anton Gómez y Sergi Pompermayer, el fuego alcanza territorio sagrado y se olvida la arena del teatro. Una mudanza de muebles de estilo scandi nordic  para decorar las columnas romanas. Es ahí donde el vodevil grecolatino adquiere su aire fresco y se nutre de la plaza de la Cebada.

Pasan delante los protagonistas, dispuestos, simpáticos y cercanos;  Pep Anton Gómez, Pepón Nieto, Paco Tous, Angie Fernández, Canco, Raúl Jiménez, Marta Guerras y una de las amantes dementes, la actriz que hace que la obra posea un deje particular y aporte un sabor más allá de un ataque de nervios, María Barranco.

De fondo estridulan las chicharras.

Maria Barranco1 

 

¿Cántara?

Cántara es una mujer que ha sido despechada por un hombre cuando era muy jovencita, se lo toma a la tremenda y decide que no pondrá nunca más un hombre en su vida. Así se pasa cuarenta años, cuarenta años doloridos, de avinagrada y amargada pero por las cosas del destino encuentra a un amor, a un joven, pero dentro de la mentira que rodea a esa sensación, reaparece su amante de cuando joven.

Maria Barranco9

Mentiras y paso del tiempo…

…Claro, y después de tanto tiempo, le dan un cariño y la vida cambia para Cántara, empieza a sonreír, a ser una mujer más divertida, con mucha ironía y un punto ingenuo. Es un personaje para actriz muy goloso porque posee un abanico de sentimientos muy amplio, una mujer dolida pero que necesita liberarse y ser feliz. El amor hace enloquecer a la gente

Maria Barranco14

 

El amor hace enloquecer a la gente

 

La comedia de las mentiras…¿Amor?

Este espectáculo habla del amor…de los amores y los desamores, este tan universal…y dime tú a mi quien no ha mentido a nadie, lo que sucede que en esta función se convierte en una bola cada vez más grande. El público se va a divertir mucho porque se van a sentir muy identificados, la mentira aparece como algo que conviene en la obra, sabemos que todos están mintiendo pero lo aceptamos.

 

Paco Tous nos comentaba que esta obra es para disfrutar más que para darle vueltas al coco.

Esta obra sobre todo es un divertimento, una obra para reírse, que nos hace falta sin duda. Pero en La comedia de las mentiras hay mucha ironía, un poco de mala leche, pero de repente hay pildoritas por ahí esparcidas que hacen pensar al espectador.

Maria Barranco4

 

Y esas pildoritas, dentro del concepto de teatro clásico de este Festival, ¿Qué ingredientes grecolatinos contiene esta obra?

La vida no ha cambiado tanto, los temas como el amor, son universales. Estamos en Atenas pero podíamos estar en Lavapiés…[Ríe]…habla de una familia que se llevan a matar…algo que lleva ocurriendo desde que existe la humanidad. En general los temas y el recorrido de la sociedad tienen la misma sustancia desde la época de los autores grecolatinos.

 

Maria Barranco13

Pisas por primera vez este teatro…

…estoy muy feliz, los primeros días tenía un nudo en el estómago que casi no podía ni hablar, con el paso del tiempo ya encuentro más relajada, saboreando este magnífico teatro. Esos primeros nervios siempre los tengo, hasta creo que me castigo demasiado, soy de las que se fustiga, es mi forma de ser. Estar en esta obra es un bombón, y me lo voy a comer aunque engorde, asumiendo la responsabilidad y el lujo de estar varias noches actuando aquí.

 

Esta obra sobre todo es un divertimento, una obra para reírse, que nos hace falta sin duda

 Maria Barranco10

La cosa cambia de estar como espectador a actriz en este Festival…

…he venido a muchas obras y siempre me ha dado mucha envidia, sana, de ver a mis compañeros actuar en el Teatro romano, recuerdo Golfus de Roma, Medea, Antígona, Hécuba…pero nunca pensé que llegaría este día.

 

Entrevista. Willy López | Fotografía. Félix Méndez