MEIAC «El panóptico del Arte Contemporáneo»

Recorrido histórico

El Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo está situado sobre el solar de la antigua cárcel de Badajoz, a su vez construida a mediados de los años cincuenta sobre el recinto de un antiguo baluarte militar, el llamado Fuerte de Pardaleras, levantado en el siglo XVII. Aunque ya había sido totalmente demolido cuando se construyó la cárcel, el baluarte ocupaba una posición de gran valor estratégico y constituyó uno de los emplazamientos defensivos más importantes del sistema Vauban que amurallaba la ciudad.

La “Prisión Preventiva y Correccional” de Badajoz había sido proyectada por técnicos de la Dirección General de Prisiones durante los primeros años de la posguerra, en 1941, aunque no se terminó hasta 1958. Concebida como un establecimiento a cuya construcción debían inicialmente contribuir los propios reclusos en régimen de redención de penas, la arquitectura de la cárcel respondía al modelo penitenciario de rotonda (o torre central) y naves radiales inspirado en el panóptico de Bentham.

MEIAC-explosionando

Proyecto Museográfico

El complejo penitenciario había sido construido con materiales cuyas carencias recordaban las que fueron propias de la época en que se edificó: hormigón armado sólo en la estructura del módulo central, muros de carga en el resto de las dependencias, cubriciones de teja árabe…Más de ciento cincuenta años después de haber sido formulados los principios característicos del panóptico benthamiano, la abandonada cárcel evocaba la ruina de aquel modelo y los restos de su máquina arquitectónica el amargo recuerdo de su función autoritaria.

 MEIAC-19

La denominación MUSEO EXTREMEÑO E IBEROAMERICANO DE ARTE CONTEMPORÁNEO identifica con propiedad su lugar de asentamiento, sus contenidos y su ámbito vocacional de referencia, y responde a la voluntad fundacional que orientó la creación de este Museo a la recuperación inmediata de un patrimonio disperso, a la creación de un ámbito transfronterizo de relaciones culturales con Portugal y al relanzamiento desde Extremadura de los vínculos que por razones históricas unieron a la región con América Latina.

Los objetivos a los que responde la creación del MEIAC suscriben el propósito generalizado de impulsar el desarrollo y divulgación de la actividad artística en una región que, hasta la fecha, carece de centros de formación especializados; facilitar su integración en un circuito abierto a las relaciones y los intercambios culturales con otros centros similares, y dotar a la Comunidad Autónoma de Extremadura de un patrimonio en obras de arte contemporáneo del que, hasta la fecha de su fundación, carecía por no haber existido antes en Extremadura colecciones públicas o privadas de verdadera significación e importancia.

La colección, exposiciones y actividades del Museo se orientan en función de su declarada vocación iberoamericana. Para la elaboración de proyecto museográfico se constituyó en 1994 una Comisión Asesora compuesta por: Antonio Franco Domínguez, Antonio Bonet Correa, Fernando Huici March, Fernando Castro Flórez, Rosa Olivares Zurilla, Bernardo Pinto de Almeida, Miguel Logroño Leza, Luís Alonso Fernández, Miguel Rojas Mix, María del Mar Lozano Bartolozzi, Javier Cano Ramos, José Antonio Galea Fernández, Pedro Barquero Moreno y José María Soriano Llamazares.

Proyecto Arquitectónico

Obra del arquitecto José Antonio Galea, el proyecto que configura el nuevo museo prescindió de las naves radiales de la antigua cárcel y planteó la creación de un complejo museístico organizado en función de un eje axial y ordenado en tres apartados o zonas diferentes, aunque globalmente integradas: un edificio para la Colección Permanente y las exposiciones temporales, un edificio de uso administrativo y una amplia zona ajardinada.

De la antigua cárcel se mantuvo en el nuevo proyecto la torre circular del panóptico por tratarse de su elemento formal y simbólico más significativo, rehabilitándose para sus nuevas funciones, mejorando su capacidad, sus limitaciones de altura y la circularidad de sus recorridos mediante la construcción bajo su planta de una sala hipóstila de grandes proporciones. En el edificio administrativo, de nuevo alzado, se sitúan el salón de actos, los almacenes, talleres y servicios de apoyo al museo. Los espacios abiertos se configuran como toda una “arquitectura exterior” en la que los muros y elementos constructivos se combinan con palmerales, paseos y zonas ajardinadas.

En cuanto a su superficie útil, sin contar con la pequeña sala de exposiciones situada en el ágora del edificio anexo, ni con las posibilidades que en ese sentido puedan ofrecer los espacios exteriores, el Museo dispone de un espacio expositivo de más de 5.000 m2 repartido entre la planta semisótano y sus cuatro plantas circulares. Ocupa un área de 25.000 m2, tiene una superficie construida de 7.528 m2, y una zona ajardinada de 9.500 m2.

 Luis Costillo MEIAC--16

El MEIAC en el siglo XXI

El año 2005, coincidiendo con el décimo aniversario de su apertura al público, el MEIAC invitó a una serie de gabinetes y estudios de arquitectura de ámbito internacional para que contribuyesen con sus ideas a redefinir sus amplios espacios exteriores y a imaginar el futuro del museo. Por este medio se trató de dar continuidad a anteriores proyectos de aproximación entre el museo y las nuevas tecnologías y al mismo tiempo su más armoniosa integración en la ciudad. Cada uno de los equipos invitados debía presentar una propuesta de redefinición del espacio del museo para el siglo XXI, tomando como punto de partida la convicción de que el nuevo museo se encamina hacia una profunda transformación económico-social, así como cultural y tecnológica.

Los jardines del museo sirvieron como hipotético escenario a estos supuestos, dieciséis en total, que denominamos Fuentes para el Diálogo (FpD) y que se formularon a partir de una serie de axiomas o de condiciones previamente fijadas. La primera condición básica fue la de establecer que cualquiera de los edificios, o instalaciones propuestas debía ser alimentado con energía solar. La segunda, que debía tener en cuenta el emplazamiento del museo, eliminando las barreras arquitectónicas que ahora lo rodean para facilitar su integración en la ciudad de Badajoz. La tercera, que todo el terreno que ahora ocupa será un espacio de libre acceso inalámbrico a Internet. La cuarta condición básica partía del hecho de que la arquitectura y el arte evolucionan hacia una dimensión local e interactiva; lo que significa usar tecnologías muy desarrolladas y muy simples a la vez. Y la quinta, que la energía fósil se acabará muy pronto y esto supone que tendremos que buscar soluciones alternativas creativas, sostenibles y baratas.

 Luis Costillo MEIAC--7

Participaron en la creación de estas propuestas, Mr. Fung, Matías Pintó + Mateo Pintó, nArchitecs, S´A arquitectos, Pedro Costa + Celia Gomes, Colectivo Cuartoymitad, David Campos + Ursula Schneider, marcosandmarjan, AMID + a!, Ayssar Arida, Airrights, 011 estudio, go/a, esestudio, Acebo x Alonso y Daniel Jiménez + Jaime Olivera. Sus trabajos se presentaron en el marco de la exposición META<morfosis comisariada por Antonio Cerveira Pinto.