Plata o Plomo #Week 20

El azar me ha llevado a la vida de Joseph Maffeo. Una foto que yo hice en NYC y que Pakopí en su huida a ninguna parte, también ha retratado. El azar de estar en un lugar, en un día, en una hora. El azar de juntar ilustradores de vida a través de sus fotografías, la fortuna de escapar en Plata o Plomo…de los pocos que sonreía.

plataplomo-nyc-willylopez

Obituario. Fallecido el 11 de septiembre de 2001 en el World Trade Center.

Joseph Maffeo, 30 años, FDNY, amaba pasar tiempo con su hijo

…llevaba una bolsa de lona negro con una cuerda, guantes, agua y una lata de atún…por si acaso…

Joseph Maffeo era un chico que se convirtió en un príncipe de un día para otro. La negociación de su parte de un barco de pesca que poseía con amigos le llegó para un anillo de diamantes, para realizar otra “negociación”. Pocas personas lo vieron dejar margaritas frescas en el coche de su futura esposa, pero Linda Dornes si pudo entrever de quién se trataba. De las flores al valor para entrar en el banco donde trabajaba e invitarla a salir. “Nunca doy mi número a los clientes, pero tenía los ojos más dulces que jamás había visto”.

Esos ojos suaves vieron muchos dolores de cabeza desde que fue llamado al Departamento de Bomberos de Nueva York en 1996. Pero se sentía feliz trabajando para la “Gran Manzana”

Maffeo estaba trabajando en un servicio de 24 horas extra a cambio del día anterior, cuando su departamento “Ladder Co. 10” en Brooklyn recibió la llamada de que dos aviones secuestrados habían golpeado el World Trade Center. Las torres gemelas se derrumbaron dos horas más tarde y Joseph desapareció en los escombros.

Los rumores decían que todos los bomberos de la escalera 101 regresaban del colapso, pero la señora Maffeo, que estaba en Florida visitando a su madre, sabía que no podía ser cierto. Su marido habría llamado.

Maffeo nació en Rosebank y creció en New Dorp, donde forjó una amistad con T. J. Beinert y Bobby Melloy. Siempre había un proyecto en curso cuando los tres se reunían. En la adolescencia, los amigos pasaron un verano de crucero por Staten Island…convirtieron un Cadillac en la azotea provisional de un pequeño barco…no tenemos recuerdos de nuestra vida sin él, comenta Bobby…

Joseph pasaba horas apilando bloques de construcción con su hijo pequeño y estaba deseando verlo crecer.  Cuando no estaba luchando contra los incendios, estaba construyendo casas con su hermano. No había nada que le excitara más que el simple hecho de montarse en su camioneta destartalada y encontrarse en el camino a su esposa y a su hijo.

“Nunca pensé que podría querer a nadie más que a mí, pero había aún más amor por su hijo,” relataba la Sra Maffeo… “Él sólo sonreía cuando lo veía”

 

 

 

 

 

 

 

 

EXCLUSIÓN DE GARANTÍAS Y RESPONSABILIDAD: CULTURA BADAJOZ no se hace responsable, en ningún caso, de los títulos enunciativos y las fotografías publicadas en la sección Plata o Plomo. Sus autores de las instantáneas son los propietarios finales de la edición y publicación