Plata o Plomo #Week 40

El frío es miserable, se cuela por la bragueta de tus vaqueros, por el poro mal cosido del leggin. El frío envía bebés al hospital y se lleva ancianos al velatorio. Muerte dulce lo llaman los alpinistas, nada traumática, sueño blanco en las alturas. En las cotas bajas, en la baja Extremadura, el frío congela el ánimo, enmudece el oink de la piara, languidece la mirada de la dehesa, sólo vibra el Jarramplas, nabazos gélidos para meter folk en la venas, en la alta Extremadura. El frío inmortaliza al sin techo, lo esculpe en seco, lo abandona en una estatua de olvido. Soldados con uniforme de tosferina atacan con virulencia puertas de colegios. Se libran batallas en las reboticas, pole para los antigripales, las escuderías farmacéuticas colocan pegatinas a sus clientes en invierno. Las calles homenajean a cualquier pueblo islandés y en los maniquíes de ropa íntima asoman los sabañones. Pero hay esperanza, en las salas de música el flamenco calienta almas, nos descongelan canciones grabadas en casetes que poco a poco se deshielan en coches con neumonía de desguace, en la guantera, dos jóvenes Lole y Manuel esperan empañados que su foto borre las facciones, un tango canastero al ralentí.

 

 

 

 

 

 

 

EXCLUSIÓN DE GARANTÍAS Y RESPONSABILIDAD: CULTURA BADAJOZ no se hace responsable, en ningún caso, de los títulos enunciativos y las fotografías publicadas en la sección Plata o Plomo. Sus autores de las instantáneas son los propietarios finales de la edición y publicación.