Santiago Rodríguez «Revelando fotografías a pie de calle»

Como si de un western de John Ford se tratase, Santiago Rodríguez, conseguía su primera instantánea en Peligros, la villa granadina que vio disparar en blanco y negro a su mejor comanche fotoperiodista. Sus inicios, descoloridos por el B & W de los rollos de película, listos para desenvainar la cámara y aptos para dejarse bañar por los líquidos químicos y desenmascarar los rostros de los forajidos. En aquella escala de grises, el que desenfundaba antes la cámara sacaba la mejor foto, al menos la imagen que más ilustraba el titular, si el acierto en el duelo de la noticia tenía sangre, el negro se intensificaba, el blanco hacía su trabajo; ahorraba tinta a la imprenta y el diario tenía foto de portada.

El fotoperiodismo, como ya comentamos en la sección de Plata o Plomo, es una huella documental de un trabajo introspectivo donde las fotos de los muertos han resucitado y las fotos de los vivos han colapsado el imaginario fotoperiodístico. Nada de reporteros de provincias, todos nacemos en el barracón de un pueblo, aunque sea en una putrefacta esquina de un barrio de Nueva York, en el abrevadero más seco de Mali, o en la cantiña más lúgubre del Alentejo. El fotero caza, parpadea con diafragma y captura su presa con el alma. Eso no se aprende en las capitales, sale de lo más hondo de las entrañas y del barro de las calles.

Santiago Rodríguez nos lo cuenta a pie de calle, entre las historias colgadas por un clavo y el proceso de descongelación de su material analógico. En el fango, con el barro de los negativos; María José  Montero, disección, tacto y años juntos. En las entrañas de la estética, Martín Carrasco y esas tres fotos de color entre la marabunta de blanco y negro para desempañar los impactos de desahucios, gitanos temporeros, desgarros lisboetas, cuitas políticas y besapiés deportivos.

Muy difícil separar su bondad como persona y su calidad como fotógrafo. Un retrato de Extremadura, directo, limpio, profesional y sacrificado. Y  todo eso a pie de calle.

“No creo, yo no era tan molesta. Lo son quienes tocan directamente sus intereses, pero no con elementos culturales como hacía yo. Hoy quizá son más cultos y educados y lo entienden. Pero entonces no se enteraban de nada. A mí me han robado tres veces en casa y nunca se llevaron las fotos ni los negativos. Pero bueno, está bien que no me hayan matado, ¿no cree?” Letizia Battaglia, fotoperiodista. Palermo

 

Santi-Rodriguez7-culturabadajoz

Esta expo forma parte de una selección de tu recorrido profesional acotada en el tiempo

Yo empecé en el diario Hoy en el 1987, me parece que fue en agosto, sustituyendo a Brígido, que éste a su vez sustituía a Alfonso. Brígido se fue a Mérida ese tiempo, lo que hizo que esos meses fueran mis primeros como fotógrafo profesional de prensa. En el verano siguiente Vicente Novillo dejó el Periódico Extremadura y quedaba vacante esa plaza, fue cuando estuve un par de años más o menos y de nuevo el Hoy me llamó para hacerme teóricamente fijo

¿Teóricamente?

Aunque suene a una cosa actual estuve de freelance. Hace muchos años, desde los inicios casi del fotoperiodismo, este formato laboral ya existía.

 

¿Y antes se pagaba igual de mal que estos tiempos?

Antes era bastante peor.

¿En serio?

Yo ganaba en esos inicios el sueldo base, y encima me tenía que costear todo el material. Yo ponía todo, revelado, negativos, laboratorio, películas y coche. Puede que en esa época yo le pusiera dinero a mi trabajo…[Ríe].

“Aunque suene a una cosa actual estuve de freelance. Hace muchos años, desde los inicios casi del fotoperiodismo, este formato laboral ya existía”

Como la expo que da título a tu exposición, la calle tiene algo especial para el periodista, para el reportero gráfico de prensa ¿Qué recuerdos tienes de aquellos momentos?

Tú sabes bien de que va esto…[Ríe]…lo más bonito es que nunca sabes dónde vas a acabar y con quien, los momentos de vivir situaciones que si no es por el periodismo nunca llegarías a experimentarlas. Conocer el mundo gitano de cerca, estar cerca de artistas, familias con problemas, políticos, exiliados…no es trabajo nada monótono, aunque muy sacrificado.

Santi-Rodriguez4-culturabadajoz

¡Y tan sacrificado que trabajabas por partida doble en las fiestas!

Es verdad, siempre recuerdo el Carnaval, que tenía que hacer el diario normal, el carnaval de día, el pregón, las murgas, los partidos de fútbol o baloncesto, todo en blanco y negro y a eso de las 12 o 1 de la noche tenía que ir a revelar carretes y positivar fotos. El color aparecía para trabajos que compatibilizaba para las revistas del Carnaval o baloncesto.

 

 

¿Tenías predilección por el blanco y negro o formaba parte de las exigencias de prensa?

Como yo digo, en la fotografía no hay dos lenguajes, es decir, aunque pueden tener dos técnicas, dos formatos diferentes de trabajar la foto, la visión es la misma. Es verdad que el blanco y negro tiene una tendencia más gráfica y encima ahora profesa una mayor atención al estar acostumbrado al color, pero seamos sinceros, la imagen sea del color que sea se defiende sola.

Lo que se puede ver en esta exposición es un recorrido potente e importante del fotoperiodismo de lo que sucedía en la región del 1987 al 1997…a veces sólo con la imagen se define perfectamente la situación, no necesita ni pie de foto.

Es cierto, la foto tiene esa capacidad, mostrar e informar de un golpe. En esta recopilación hemos tratado de seleccionar, sobre todo mi mujer, de aquellas imágenes que contaran algo emotivo, histórico e informativo. Sólo están 70 fotos, aunque en una pantalla se pueden observar cerca de 200 fotos, todas ellas en esa fecha, de esa manera se puede reconstruir la memoria de aquellos años con una mirada fotográfica.

“Como yo digo, en la fotografía no hay dos lenguajes, es decir, aunque pueden tener dos técnicas, dos formatos diferentes de trabajar la foto, la visión es la misma”

¿No todas las fotos expuestas se han publicado o me equivoco?

No te equivocas, hay fotos que no fueron seleccionadas para su publicación pero que con el paso del tiempo han cobrado más fuerza que las publicadas. También hay fotos que han sido realizadas con un fin y se han insertado con posterioridad para ilustrar otro tema.  También como sabes, se realizan cortes severos en las fotos de prensa y esta imagen de Paco Herrera en el vestuario del Club Deportivo Badajoz es la original, con las zapatillas tiradas, el carrillo con material deportivo, los rostros serios de los jugadores y Paco Herrera en el centro, en el diario sólo salió la imagen de él…¡Cosas que hacéis los periodistas! …[Ríe]… Este retrato de Jesús Delgado Valhondo no fue la que se publicó, aquí salé más natural, escribiendo, en su mundo literario, mientras que se metió una mirando a la cámara.

 

¿Y el tema de derechos de autor?

Uff, ese tema es más escabroso, curiosamente esa foto de Delgado Valhondo, fue utilizada sin mi permiso y mucho menos sin mi firma. Una lucha sin sentido.

 

Y esta foto de Guillermo Fernández Vara antes de ser presidente de la Comunidad…

…Ni político. Esa foto me costó mucho encontrarla y es que tenía el negativo por F de forense y no por V de Vara o P de presidente…[Ríe]. Se trata de la toma de posesión como médico forense en la primera sede que se creó en Extremadura. Más tarde cuando le pude enseñar la foto me recordó lo difícil que le supuso conseguir el maletín con todo el material forense con el que aparece en la foto..[Ríe]

 Santi-Rodriguez8-culturabadajoz

Hay una foto de refugiados bosnios, realizada en el 92…al observar esta imagen nos damos cuenta de lo corta o selectiva memoria que tenemos…

…Cierto. Además en estas fotos se puede traspasar la imagen, da la sensación de tristeza, abandono y miedo…esas imágenes se repiten cada año.

“Hay que recordar que yo hacía todo el proceso, desde montar los carretes, yo recargaba las películas que las compraba por metro hasta el revelado final”

 

 

Vemos en esa serie de refugiados bosnios, un trabajo puro de reportero. La mayor información posible en el menor tiempo y espacio posible…

Efectivamente, se nota en  la seriedad de la foto, el flash que da aún más tristeza a los rostros de los refugiados. No podíamos disponer de todos los elementos necesarios para hacer las fotos con mayor ortodoxia.

Y en ese proceso más duro y laborioso de trabajo, ¿Cómo fue el proceso de cambio del analógico al digital?  

Hay que recordar que yo hacía todo el proceso, desde montar los carretes, yo recargaba las películas que las compraba por metro hasta el revelado final. El trabajar con un salario tan bajo donde me tenía que costear el material me obligaba a comprar película fotográfica muy económica como Negra Pan de 100 ASA…¡La forzaba hasta los 3200 ASA!…[Ríe]…me acuerdo de un partido de la selección en el Vivero de noche y lloviendo y la cámara forzada a esa sensibilidad…me llamaron para decirme que el grano de la foto era más grande que el balón de fútbol…[Ríe]…El cambio de analógico al digital tras estas experiencias fue mucho más llevadero.

Santi-Rodriguez6-culturabadajoz

Hay reportajes que no sólo se quedan en la región, el Sahara, Lisboa…

…Estas son del barrio de Chiado de Lisboa, en el incendio que destrozó el corazón de la ciudad en el 88, y me planté con mi cuñado en el Ford Fiesta y la pierna escayolada. Son mis primeras experiencias como reportero y fueron duras y gratificantes a la vez.

“En Extremadura y para muchos compañeros la riada de Badajoz fue muy exigente, no sabías si ayudar o hacer la foto. Ver como rescataban los cuerpos o como quedó todo desolado y enfangado supuso un golpe muy duro”

Has elegido una frase Eugene Smith para expresar tu trabajo, “La fotografía es solamente una débil voz, pero a veces tan sólo a veces una o varias fotografías pueden llevar nuestros sentidos hacia la conciencia”.

Es un tema que ahora con todo este rollo de medios y nuevas tecnologías está levantado muchos debates, pero es cierto que en el periodismo muchas fotos han pellizcado la conciencia de la gente, del ciudadano de a pie, del empresario y hasta del político. Los medios antes tenían un componente quizá más social.

Santi-Rodriguez2-culturabadajoz

¿Qué reportaje te ha marcado?

El Chiado imponía pero el Sahara, y dentro de otro contexto, fue un trabajo que me marcó. Te das cuenta con lo poco que es feliz la gente en ciertas partes del mundo. En Extremadura y para muchos compañeros la riada de Badajoz fue muy exigente, no sabías si ayudar o hacer la foto. Ver como rescataban los cuerpos o como quedó todo desolado y enfangado supuso un golpe muy duro.

Entrevista. Willy López |  Fotografía. Félix Méndez