Spanish Shame «Piérdanse al menos una vez en la vida»

Es curioso, en este país nos disfrazamos de políticos, periodistas, arquitectos, profesores, mecánicos, jueces, ciclistas, farmacéuticos, guardabosques, carretilleros, jornaleros, psicólogos, turistas, fotógrafos, artistas, juerguistas, matronas, crupier, comerciales, chatarreros, humoristas, albañiles, diseñadores, buhoneros, modistas, funambulistas, agitadores, futbolistas, policías, fisioterapeutas, tratantes, administradores, carnavaleros, regentes, condes, surferos, militares, peluqueros, corredores, criminólogos, mercachifles, economistas, actores, piquetes, conductores, médicos, agricultores, tenistas, informáticos, decoradores, ingenieros, baristas, educadores, modelos, cantantes, loteros, carniceros, estudiantes, topógrafos, traficantes, escritores, músicos, filólogo, estafadores, manipuladores, jubilados, editores, azafatas, toreros, jardineros, charcuteros, enfermeros, creadores, ladrones, porfiadores, estanqueros, socorristas, aparejadores, abogados, panaderos, analistas, tramoyistas, presentadores, anticuarios, monologuistas, aduaneros, archiveros, especuladores, arqueólogos, locutores, sociólogos, politólogos, tasadores, embaucadores, fiscales, soñadores, veterinarios , corresponsales, camilleros, guardias, consejeros y payasos.

En femenino y masculino. En singular y plural. Durante 364 días al año…el día que queda libre, somos españoles. ¿No nos da vergüenza? Mucha o ninguna. Fuera del país a esa sensación torpe y vacilante de emoción y odio llamada vergüenza ajena se denomina Spanish Shame…tomen asiento, pónganse cómodos y prepárense para pasar algo de vergüenza…deben estar listos para ser spanishshamedores…en femenino y masculino…en singular y plural…al menos una vez al año.

Un collage de poesía visual

Nuestro poeta sienta sus versos en el diván. Deja que hablen de sus métricas, que se desahoguen en serventesio, dialoga con el hiato y la diéresis y diagnóstica en rimas dulces y potentes. Enjuaga su bestiario de emociones en un teclado acostumbrado a golpes de poesías. Dedos alquitranados y endurecidos por la rutina de escribir desde el alma. Fran Serrano se empapa de una lluvia de historias, analiza el entorno y vomita palabras destinadas a una hoja pinturreada con muy poca vergüenza. El segundo proceso…o a veces…el primer paso de Spanish Shame.

Nuestro pintor delinea con brocha gorda. Su voz sigilosa deambula fina hasta el hombro, recorre el brazo sinuosa, alcanza la mano y el pincel, y es desde ese punto donde el garabato salta con voz ronca, un grito de furia recopilado con timidez y pausa. Paco Vellarino vierte los versos del poeta y se deja embadurnar por la ola que deja la acuarela a su paso por la lámina.

laberinto-spanish-shame-02-culturabadajoz