25 años de MEIAC, 25 años de Antonio Franco

Los que conocieron a Antonio Franco comparten una cuestión única que aportó el director del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo; su capacidad de visionar los futuros railes del arte, su gestión incesante por situar al museo de la ciudad de Badajoz en el panorama cultural trasfronterizo. Su amada Portugal siempre presente. Son los otros, los que nos definen al director, fallecido durante el año del aniversario del museo, la exposición luctuosa más triste, que podía proyectar el MEIAC desde su creación. Son los otros muros del panóptico inicial los que nos marcarán los hitos de Antonio.

Su presencia es actos públicos y como recordaba su mujer, Carmen Cienfuegos, se ceñía al puro sentido de la responsabilidad, con una especie de reconocible resignación. Su labor, añadimos, estaba detrás, en el esbozo continuo de trazar líneas para la excelencia del MEIAC. Ese era Antonio Franco.

antonio-franco-meiac-cultura-meiac-overdose-badajoz-02

Matizaba sobre la creación de la revista Suroeste, la secretaria general de Cultura de la Junta de Extremadura , Miriam García Cabezas, que Antonio Franco mantuvo un hilo continuo desde la década de los ochenta: enganchar nuestra región a la alta cultura que se estaba produciendo en Portugal, como un paso obligado en el camino de Europa, como una necesidad para que las artes plásticas acompañarán el proceso de renovación y reconocimiento que en ese momento empezó a recibir la literatura en Extremadura, a cuya amistad siempre acudía Antonio. Hoy, esa obra es el MEIAC y las mil iniciativas que tuvieron, en su trastienda, el impulso generoso de Antonio Franco. Este homenaje es, en este sentido, un manual para que mantengamos esos criterios, esos valores y ese ánimo en todo momento”.

El director de la Editora Regional de Extremadura, Luis Sáez, define al MEIAC como la mejor colección de arte portugués contemporáneo fuera de Portugal, y en cuya orientación y hasta el presente, ha tenido un papel esencial el que fuera su director, Antonio Franco.

antonio-franco-meiac-cultura-meiac-overdose-badajoz-01

La teórica e investigadora, especializada en arte contemporáneo, media art y arte, ciencia y tecnología, Claudia Giannetti habla de perseverancia y sensibilidad, que escasean en una sociedad poshumana, posidealista, inmediatamente e hipermercantilizada, eran virtudes personales que Antonio ponía en práctica con la inteligencia, la discreción y la modestia que le eran peculiares.  El MEIAC no fue su meta de vida, sino el puente que construyó entre sus ideales y su tierra: los puentes entre Extremadura y el resto de España, Portugal e Iberoamérica.

José Jiménez, habla de él desde la luz en la mirada, gran amigo de Antonio, profesor de estética, comisario, escritor y crítico de arte recordaba el plano principal sobre la que colocaba la cultura de verdad, al margen siempre de intereses particularistas o pragmáticos.

antonio-franco-meiac-cultura-meiac-overdose-badajoz-06

Todos hablan, su equipo del MEIAC, del talento visionario que tuvo Antonio con el museo, consciente de la necesidad de levantar en Extremadura un espacio para la cultura contemporánea. Cercana a la frontera y ligada a Iberoamérica. Una embajada cultural añaden.