Written by: Especiales

Claves para apasionarse durante la Semana Santa pacense

DURANTE LA RECTA FINAL DE LA SEMANA DE PASIÓN LA CIUDAD ACOGE LAS PROCESIONES CON MAYOR CLAMOR SOCIAL

1.085 días. Esos son los que han pasado desde que la última imagen religiosa procesionó por las calles de Badajoz, y los que el mundo cofrade ha tenido que esperar para volver a repetir esta postal religiosa. A poco menos de un mes, un Estado de Alarma impidió la celebración de 2020, que se vio suspendida al igual que la edición de 2021, ésta última por recomendación sanitaria. De ahí que la Semana de Pasión de de 2022 haya sido acogida con júbilo por vecinos y viajeros que llegan a la ciudad dispuestos a disfrutar de la explosión religiosa y cultural que trae esta fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional. Éstas son las claves para disfrutar de sus momentos más álgidos.

  1. La vuelta de la Procesión Magna.

Lo dice la norma, debe celebrarse cada cinco años. Y la última vez que salió fue en 2017. Si ya se esperaba con ganas esta edición de la Semana Santa, desde que el pasado mes de octubre, cuando se confirmó la celebración de la Procesión Magna, el mundo cofrade cuenta los días que faltan aún con más ganas si cabe. Se trata de un desfile en el que doce pasos acompañan al Santo Entierro, involucrándose en él alrededor de 3.000 personas.

Esta procesión magna se recuperó en el año 2002 después de 36 años sin salir. Volvió a organizarse en 2007 y en 2017, porque las inclemencias meteorológicas impidieron el desfile religioso en 2012. En este 2022 serán doce los pasos que saldrán juntos, entre ellos el Santísimo Cristo del Descendimiento y el Cristo del Amor. Será el Viernes Santo, a partir de las 17:00 horas. Emociona el riguroso silencio que le acompaña en todo momento. Y contemplar la salida y entrada de los templos religiosos, por el esfuerzo que le requiere a sus costaleros garantizar que no haya sobresaltos. Aunque si algún momento clave merece la pena es su paso por la Carrera Oficial.

  1. La penitencia de la Soledad.

Es la patrona de Badajoz, y eso ya la convierte en una de las procesiones favoritas de los pacenses. Pero su discurrir por las calles en un silencio estremecedor consigue emocionar hasta a los visitantes de más lejos. La Soledad es una talla anónima del siglo XVII, que cada Viernes Santo procesiona de luto riguroso, sin corona y sin joyas, únicamente portando en sus manos un rosario y un pañuelo. Procesiona el Viernes Santo, a partir de las 23:00 horas, desde la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad, en un notable paso con bordados en horo y llamador de plata maciza cincelada, donde se representa el monumento de Puerta de Palmas.

Las ofrendas al Cristo del Descendimiento y al Cristo del Amor son momentos cúlmenes de esta procesión, aunque no se pueden olvidar los reviraos de López Prudencio con Argoagüero y Murillo, y el de San Pedro de Alcántara.

  1. El Silencio de madrugada.

Aunque es una procesión sencilla y sin ornamentos, el paso de El Silencio es una de las más especiales de la Semana Santa de Badajoz. Realizó por primera vez estación de penitencia en 1962, cinco años después de su fundación, y antes de salir, la hermandad realiza un juramento de silencio. Su origen radica en el compromiso que realizó la misma ante el obispo José María Alcaraz y Alenda con el fin de poder salir el Viernes Santo, y los problemas que suponía en el templo al estar expuesto el Santísimo.

La talla, del siglo XVI, es un crucificado atribuido a Juan Bautista Vázquez cargado por 26 costaleros y acompañados de 450 nazarenos que, si se presta atención a sus manos, no llevan ni una sola alhaja como símbolo de penitencia. El sonido de los dos tambores – único acompañamiento musical – y la fila de cirios encendidos que forma su escolta a la entrada del templo, inmerso en plena madrugada, hace de este momento el más emotivo para disfrutar de esta imagen. Sale en la madrugada del Jueves al Viernes Santo, a la 1:00h, de la Parroquia de San Roque.

  1. El rescate de Vera Cruz.

Como marcaba su tradición, el Jueves Santo es el turno de Vera Cruz, una hermandad que ya desfilaba en el siglo XVI, y Consolación, que desde el siglo XVII formaba parte de los cortejos de la Semana Santa Pacense. De ahí que se mantenga el Jueves Santo, a partir de las 19:15 horas, como la cita de esta hermandad, refundada en 2011.

Ha recuperado el Muñidor, una figura antigua de los cortejos barrocos de la ciudad encargada de abrir la procesión, y el Pertiguero, que dirige a lo acólitos que preceden al paso de palio de la Virgen de la Consolación. Preste atención a los nazarenos, de ruan negro y capirote alto, que como acto de penitencia no pueden girarse ni mirar hacia atrás desde que parten y vuelven a la Iglesia de la Purísima Concepción.

  1. El júbilo de El Resucitado.

El color llena de júbilo y alegría el paso de El Resucitado, especialmente el tradicional Encuentro en San Juan, que coincide con el mediodía dotándole de una luz especial. La Hermandad y Cofradía de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Aurora, Madre de la Iglesia celebra en este 2022 su 40 aniversario, y lo hace estrenando detalles como el tallado de la canastilla del paso y la Cruz Parroquial de manguilla del paso de Cristo, entre otros.

Esta procesión parte el Domingo de Resurreción a las 11:30 horas de la Iglesia de San Agustín y discurre por calles estrechas, haciendo de su salida un buen momento para contemplarla. También es reseñable su llegada a la ermita de la Virgen de la Soledad.

 

Esmeralda Torres / Félix Méndez

(Visited 58 times, 1 visits today)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share via
Copy link
Powered by Social Snap