Written by: Cara a Cara Especiales

El fabuloso mundo del circo en tiempos de pandemia

El fabuloso mundo del Circo

El circo suena a viaje y carromatos, a montaje y desmontaje de carpas de localidad en localidad, a forzudos venidos del Cáucaso y hombres bala de bigote daliniano. El circo asume la carretera como destino y atrapa payasos para alimentar las risas de un público expectante. El circo es ¡Tachán y et voilà!, es trapecista con cara de funambulista y alma de acróbata. El circo es una canción de Nino Rota, un plano (e mezzo) de Fellini o una opereta de Ruggero Leoncavallo. El circo es domadores sin animales, malabaristas sin malabares, mimos dando gritos y tragafuegos sin mecheros.

El circo es todo lo anterior y mucho más. El carácter nómada se reinterpreta en espacios fijos, en compañías dedicadas a realizar de esta profesión una actividad que ya tiene cada vez más espacio en el panorama cultural de las artes escénicas. El circo está en el teatro, en los actos musicales, en el cine, en la calle y aunque sea a cuenta gotas, en las escuelas. Educar con valores, formación y aprendizaje. Adaptarse o morir.

Alrededor de la media tarde. Primera función

Mientras el Circo del Sol se declaraba en concurso de acreedores y mil millones de dólares realizaban acrobacias con 3480 trabajadores perdiendo sus salarios con un redoble de tambor, más de 10.000 trabajadores del circo en España se quedaban sin trabajo. Pandemia, desatención y nostalgia de artistas profesionales olvidados. 2500 familias, 40 circos anclados a lo largo del país tratando de respirar como un pez fuera del agua al 50%. El porcentual aforo, al que volver a pegar con artes circenses, al público en las butacas de la ilusión.

Es la vida. O todo o nada. Lo tomas o lo dejas. Fundido en negro en el fabuloso mundo del circo. Franquicias circenses aparte, y filigranas de fondos de inversión cotizando en bolsa, hacemos el camino más llano, ese que te enseñaban de pequeño cuando te sacaban una entrada para entrar en una carpa modesta, en el solar que teníamos enfrente de nuestras casas. El recuerdo atávico de toparse de nuevo con las mismas sensaciones, mismos  sonidos, mismas piruetas, mismos payasos, mismos sueños a diez metros del suelo y sin red.

Hablamos de un circo, pero es extensible a cientos de gremios dedicados en cuerpo y alma al mundo de la cultura, del arte.

Enganchado a una droga llamada Circo

Hablar con el gerente del circo las Vegas es hablar con un apasionado de este mundo, un tipo, Tony, que asume el riesgo de vivir en la cuerda floja, pero firme en su convicción de hacer un espectáculo que contiene una gran adición. “Aquí está mi padre y el padre de mi padre, mi abuelo con 92 años, toda una generación de profesionales del circo. Y espero que mi hijo siga los pasos. El circo te tiene que gustar, he tenido compañeros que han estado en el circo y tras varios meses se han marchado para volver al poco tiempo. El circo engancha”. Recuerda Tonelly con su acento babélico, que en este trabajo se sufre pero también se puede vivir con dignidad: “Mucha gente nos dice que no tenemos vida, no tenemos vacaciones pero eso no es cierto, el circo es muy exigente y requiere mucha atención pero hay maneras de disfrutar de muchos sitios, playas o  montañas, llevando al circo a esos sitios. Esas son nuestras particulares vacaciones”.

Haciendo malabares para sobrevivir

Dani, el hijo del gran Pepín, nos comenta que durante la pandemia ha estado trabajando en el montaje de placas solares: “Es duro, mi profesión es la de payaso pero el palo ha sido, es y será duro para artistas como nosotros”. Para su padre “La palabra circo en España no está en ningún Ministerio, sólo se utiliza para llamarse un político a otro, payaso o tenéis al país hecho un circo”.

Tony Tonelly sólo pone mala cara, ha visto como su circo ha permanecido varado durante meses sin saber el futuro de muchas familias: “Las ganas de la gente de a pie y el apoyo de los compañeros ha sido clave para seguir adelante”, aclara.  “Actuar en Badajoz, con tanto público me ha llegado a emocionar”.

El acróbata italiano Alan Zorzan, su mujer y su hijo recuerdan lo duro que ha sido no poder trabajar: “Se hace largo, duro, y no sólo por los meses de confinamiento, también por el futuro post pandémico, no sabes realmente que va a ser de tu vida y la de tu familia”. Más que nunca vivir en la cuerda floja, ha supuesto y supone una inquietante vida en vilo, en continuo malabarismo.

Es duro, mi profesión es la de payaso pero el palo ha sido, es y será duro para artistas como nosotros

¿Cómo están ustedes?

A grito de ¿Cómo están ustedes? El circo de los Aragón invadían las casas de los españoles a través de un televisor. Antes, sus abuelos, tíos y padres, los payasos Pompoff, Thedy y Emig tuvieron que emigrar a Cuba y en Estados Unidos se les llegó a conocer como “Spain’s Royal Family Comedy”, para encontrase, años después, a su vuelta a la España de Franco, con un barco fletado con todo un circo entero, y a la deriva en el puerto de Barcelona por falta de visados. La triste y dura vida del payaso, del que el italiano Nando Orfei siempre dijo que “Il circo è e sarà sempre il più grande spettacolo del mondo”, el circense y actor con Fellini en Amarcord entre otras estuvo trabajando con Pepín León, el maravilloso payaso que el Circo Las Vegas tiene por bandera.

Hablar con Pepín es escuchar el circo, su calma, su dote de seducción, nos relata como un juglar del medioevo, todo un periplo de este espectáculo. Trabajar en Estados Unidos, en Japón o en la Isla de Reunión trazan el currículo vitae de un hombre embadurnado de payaso de por vida. Tener a sus hijos en medio mundo, dependiendo del lugar de trabajo hace más homérico la labor de un payaso parido en el Price. “La gente mientras está viendo el circo es más buena, se olvida de todo lo que hay fuera, es la magia del circo” declara mientras se maquilla en su caravana.” Los payasos han sido motivo de risa para la humanidad, el juego de lo exagerado, lo ridículo, el personaje torpe, ingenuo, hacen que el público sin querer, o queriendo, es con lo que se siente identificado en el circo, porque en cualquier momento de nuestra vida hacemos el payaso”

El carácter generacional de un payaso, de un cómico del circo no figura el pasaporte de Pepín, su espectáculo sí rinde homenaje a todos los grandes del circo. “Hay mucha gente en el circo que se dedican al circo desde hace muchas generaciones pero yo vengo de mi padre como primera generación del circo, mis abuelos eran maestros de escuelas. Y los León, como mis sobrinos Paco o María León, somos un poco de todo. Venimos de una educación musical, artística, creativa y eso me llevó a este mundo del payaso.”

La gente mientras está viendo el circo es más buena, se olvida de todo lo que hay fuera, es la magia del circo

Tony Tonelly. 34 metros de diámetro de carpa. Una altura de 12 metros

El circo va de la mano con la sociedad del momento, la historia de cada compañía se balancea al ritmo que marca los hitos mundiales. El circo Las Vegas tiene su origen en tierras lusas hace casi cien años, el periodo de entreguerras hace que todos los artistas tomasen riendas individuales a sus habilidades circenses, y trabajasen en solitario por medio mundo, desde Suiza, neutral hasta para este espectáculo, se vuelve a gestar el nuevo nacimiento de un circo con sede en España pero formado por una torre de Babel con un engranaje perfecto. Tony Tonelly, el nieto de aquel aventurero del circo nos abre su recinto, una especie de convoy del salvaje oeste apostado en círculo con la carpa defendiendo el flanco principal de un gremio que sigue haciendo sonreír a niños y mayores.

34 metros de diámetro y una altura de 12 metros. En medio de esas medidas nos sentamos a dialogar con el director de una saga de circenses, desde el vórtice de la carpa, admiramos y sentimos la fuerza que transmite un espectáculo donde la lengua oficial se llama circo. “Aquí todos somos una piña, todos hacemos de todo. Mi hermana que es inglesa, me habla en español y le respondo en portugués, mi hija es española y le hablo en italiano, como a mi mujer, que es portuguesa y ellas me contestan con el primer idioma que se les pasa por la cabeza”.

El futuro del circo. Espectáculo Vs números  rojos. Último día de cole.

El Estado dispone del Programa de Aulas Itinerantes en los Circos para el curso académico. Cada curso escolar, una media de 140 alumnos de los diferentes niveles educativos son atendidos mediante este programa en España. Un 22 de junio en Badajoz de 2021, es el último día de curso en el Circo Las Vegas.

El Circo la Vegas tiene asegurado, al menos un artista precoz, Max Tonelly, siempre ensayando y siempre intentando ser el mejor en lo suyo. Max acaba de terminar las clases y comenta que se lo pasa bien, “lo tengo todo”, nos dice mientras hace volar las mazas, “cole, amigos y el circo”. Pero el circo, como las actividades culturales pasa por otro mal momento. La pandemia ha puesto de relieve la fragilidad de un sector que depende del público, que sin gente, sin espectadores acrecientan la debilidad financiera de ciertas profesiones.

Tonelly nos comentaba al respecto: “Antes podíamos planificar el año, con la pandemia todo eso se ha ido al traste. De enero a enero del año siguiente teníamos nuestra ruta, en estos momentos no sabemos dónde vamos actuar a final de mes. De esta manera se podía calcular el número de artistas que querías incluir durante la temporada, el personal de mantenimiento, los gastos… ahora es imposible. Ahora es el abuelo el que tiene que traer al niño, antes era el niño quien tiraba del abuelo, las cuentas así no salen. Tenemos una carpa con una capacidad para 1200 personas y sólo pueden entrar 300. Somos unos 45 trabajadores en este circo y hemos llegado a tener 75, pero mi hijo siempre me pregunta, ¿Papá cuando empezamos? No sé qué contestarle.”

Los Indicadores y Estadísticas Culturales vinculados a las artes escénicas y musicales del Gobierno de España aportan cifras que en este último año seguramente ni tengan dígitos.  La población que asistió a determinados espectáculos culturales en 2018-2019 nos desglosa que un  7,4% fue al circo, mientras que un 9,5% asistió a conciertos de música clásica o un 57,3% al cine. Y de las personas que han ido al circo en un año según el tipo de representación la última vez que asistieron durante el 2018-2019, el 55, 2% al tradicional 55,2%, 32,4% al contemporáneo y a otros tipo de representaciones un 12,4%.

Ante esas cifras y su gen circense el director Tony Tonelly, sigue apostando por el circo clásico, sin perder la óptica de cambios para el futuro: “Lo que no intento perder es el circo tradicional, el circo de generaciones ha cambiado pero nuestra esencia debe tener en sus espectáculos, malabaristas, trapecistas, payasos musicales, magos…el clásico. Tengo compañeros que han trabajado en el Circo del Sol que ahora están en paro y sin su sueldo, el Circo del Sol debe más de 800 millones al estado canadiense, nosotros no tenemos ingresos pero no debemos un duro a nadie”.

Tenemos una carpa con una capacidad para 1200 personas y sólo pueden entrar 300. Somos unos 45 trabajadores en este circo y hemos llegado a tener 75, pero mi hijo siempre me pregunta, ¿Papá cuando empezamos? No sé qué contestarle

¡Qué comience la función!

Decía el director Federico Fellini que si el circo fuera todavía un género de entretenimiento de actualidad, le hubiera encantado ser el director de un gran circo, ya que el circo es exactamente una mezcla de técnica de precisión e improvisación. En esas están los encargados de este gran circo que es la vida, intentando solventar la papeleta de una profesión digna, emotiva y mágica. Oscar Wilde escribía: “Para probar la realidad tenemos que verla en la cuerda floja del circo. Cuando las verdades se convierten en acróbatas, podemos juzgarlas.”

Dejemos que la cuerda siempre tenga acróbatas, la pista payasos y trapecistas y que el mago, domador y equilibrista sean presentados casa noche en un nuevo espectáculo. ¡Qué comience de nuevo la función!

 

Willy López | Fotografía. Félix Méndez

(Visited 150 times, 1 visits today)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share via
Copy link
Powered by Social Snap